Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos;

Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Proverbios 3:1-2

Los 10 Mandamientos.

1. Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:

2. Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.

3. No tendrás dioses ajenos delante de mí.

4. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.

5. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen,

6. y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

7. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.

8. Acuérdate del día sábado para santificarlo.

9. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10. mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

12. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

13. No matarás.

14. No cometerás adulterio.

15. No hurtarás.

16. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

17. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.

                                                                                                                                                                                         Éxodo 20: 1-17.

La ciudad de Dios descenderá a la tierra.

2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

3 Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.

                                                                                                                                                                                             Apoc 21: 2-5

10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

11 teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal.

12 Tenía un muro grande y alto con doce puertas; y en las puertas, doce ángeles, y nombres inscritos, que son los de las doce tribus de los hijos de Israel; 

                                                                                                                                                                                           Apoc 21: 10-12

16 Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad. 

                                                                                                                                                                                           Hebreos 11: 16

16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.

17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

                                                                                                                                                                         1 Tesalonicenses 4: 16-17

10 porque esperaba la ciudad que tiene fundamentos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. 

                                                                                                                                                                                          Hebreos 11: 10

20 Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; os rogamos en nombre de Cristo: Reconciliaos con Dios.

                                                                                                                                                                                      2 Corintios 5: 20

1 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.

2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.

3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

                                                                                                                                                                                               Juan 14: 1-4

Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida,y para entrar por las puertas en la ciudad.

Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira.                                                                                                                                                                        Apocalipsis 22:14

12 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.              Apocalipsis 14:12

Los Diez Mandamientos fueron alterados en el Catecismo.

1 Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas.

2 Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento.

3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;

4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese.

5 Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono.

6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días.

7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;

8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.

11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.

12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.

13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón.

14 Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo.

15 Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río.

16 Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca.

17 Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.                                                                                                                                                                                                                                                                     Apocalipsis 12:1-17.

Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes. Genesis 3:20.

Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Y dijo Dios: He aquí que os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbol en que hay fruto y que da semilla; os serán para comer.

Y a toda bestia de la tierra, y a todas las aves de los cielos, y a todo lo que se arrastra sobre la tierra, en que hay vida, toda planta verde les será para comer. Y fue así.

Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto.                                                                                                                                         Génesis 1: 26-31

Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.

Y Jehová Dios plantó un huerto en Edén, al oriente; y puso allí al hombre que había formado.

Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para comer; también el árbol de vida en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.                                     Génesis 2:7-9

Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.

Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;

mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él.

Jehová Dios formó, pues, de la tierra toda bestia del campo, y toda ave de los cielos, y las trajo a Adán para que viese cómo las había de llamar; y todo lo que Adán llamó a los animales vivientes, ese es su nombre.

Y puso Adán nombre a toda bestia y ave de los cielos y a todo ganado del campo; mas para Adán no se halló ayuda idónea para él.

Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre.

Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.

                                                                                                                                               Génesis 2: 7-9, 15-24

Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,

7. diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. 

8. Otro ángel le siguió, diciendo: Ha caído, ha caído Babilonia, la gran ciudad, porque ha hecho beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación.

9. Y el tercer ángel los siguió, diciendo a gran voz: Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano,

10. él también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero;

11. y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre.

12. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.

                                                                                                                                                                                   Apocalipsis 14:6-12

1 Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos.

2 Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo.

3 Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.

4 Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados, el día que Jehová Dios hizo la tierra y los cielos,     

                                                                                                                                                                                           Genesis 2: 1-4

Nota: El séptimo día de la semana es el sábado (Shabbat). Día que Dios separó para un uso sagrado al santificarlo, bendecirlo y reposarlo como un memorial semanal  de la creación del mundo. No está relacionado con el pecado, porque este todavía no existía, tampoco había surgido el pueblo Judío, ni se contemplaba el sacrificio de Cristo en la cruz del calvario. Luego fue recordado en el decálogo como 4to Mandamiento a la humanidad (Éxodo 20:8). Cuando la tierra sea restaurada, se seguirá observando el sábado en honor al creador.

"Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago permanecerán delante de mí, dice Jehová, así permanecerá vuestra descendencia y vuestro nombre.

23 Y de mes en mes, y de sábado en sábado, vendrán todos a adorar delante de mí, dijo Jehová."                                                                                                                                                                                                                                      Isaías 66:22-23

La Biblia nos relata además, que el agente creador del planeta tierra fue Jesucristo mismo.

"Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas,

2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo;"

                                                                                                                                                                                            Hebreos 1:1-2

El primer Ángel que menciona Apocalipsis 14, dice entre otras cosas "y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.".

Cómo logramos adorar a Jesús por el mérito de ser nuestro creador, y de todo lo que nos rodea?

El cuarto mandamiento aporta más luz al respecto. Dice así: 

Acuérdate del día de sábado para santificarlo.

9 Seis días trabajarás, y harás toda tu obra;

10 más el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas.

11 Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

Culturalmente, quizás no estemos acostumbrados a este tipo de celebración de 24 horas a la semana, pero es un lapso de tiempo que se convierte en un santuario que alcanza a todo el globo terráqueo. Al dejar de trabajar en el sábado, podemos disfrutar y meditar más en la obra del creador, dedicar tiempo a nuestra familia, congregarnos, y manifestar más profundamente un espíritu de agradecimiento hacia Jesús por habernos creado a nosotros y por nuestro entorno, de esta manera le adoramos como lo indica el mensajero del Apocalipsis 14.

Dios entregó a Moisés 2 tablas de piedra en el monte Sinaí. Fueron escritas por el dedo de Dios de ambos lados. Cuatro Mandamientos escritos en una tabla hacían referencia a nuestros deberes para con Dios y seis mandamientos  escritos en la otra tabla, nos recuerdan nuestros deberes para con nuestros semejantes.

"Y volvió Moisés y descendió del monte, trayendo en su mano las dos tablas del testimonio, las tablas escritas por ambos lados; de uno y otro lado estaban escritas." Éxodo 32:15

Los pactos antiguos se escribían de ambos lados porque generalmente se

hacían en tablillas de arcilla, y en el centro, en uno de los lados se colocaba el sello que identificaba a la persona que lo hacía: Su nombre, título, jurisdicción etc. En el caso de los 10 Mandamientos, en hebreo el 4to mandamiento, el del sábado ocupa el lugar central de la tabla e identifica a Dios como creador de el planeta tierra convirtiendo el mandamiento del sábado como día de reposo en "El sello de la ley". Como el sello ocultaba parte del texto en donde se colocaba, este se volvía a escribir completo en la parte de atrás de la tablilla. Lamentablemente, hoy día, algunas entidades religiosas están promocionando el domingo, el 1er día de la semana, el antiguo día seleccionado por el enemigo y los pueblos paganos para la adoración al dios sol, como día de reposo dedicado a la resurrección de Jesucristo, y como una solución al cambio climático.

Referencias a los 10Mandamientos en el Nuevo Testamento.

No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir.

Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará
de la ley, hasta que todo se haya cumplido.

De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.                                                                                                                                                            Mateo 5:17-19

Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?

Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.

Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre.

El dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.                                                                                                 Lucas 18:18-21

Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

                                                                                                                                                                                                  1 Juan 5:3

Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa;                                                               Efesios 6:2

En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos.                                                                                                                                                                                                                          1 Juan 5:2

Si me amáis, guardad mis mandamientos.                                                                                                                           Juan 14:15

El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él;

                                                                                                                                                                                                  1 Juan 2:4

y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.                                                                                                                                                    1 Juan 3:22

Y este es el amor, que andemos según sus mandamientos. Este es el mandamiento: que andéis en amor, como vosotros habéis oído desde el principio.                                                                                                                                2 Juan 1:6

Y el que guarda sus mandamientos, permanece en Dios, y Dios en él. Y en esto sabemos que él permanece en nosotros, por el Espíritu que nos ha dado.                                                                                                                                         1 Juan 3:24

Por lo cual, este es el pacto que haré con la casa de Israel. Después de aquellos días, dice el Señor:
Pondré mis leyes en la mente de ellos, Y sobre su corazón las escribiré;Y seré a ellos por Dios,Y ellos me serán a mí por pueblo;                                                                                                                                                                               Hebreos 8:10

Porque en cierto lugar dijo así del séptimo día: Y reposó Dios de todas sus obras en el séptimo día.

Y otra vez aquí: No entrarán en mi reposo.

Por lo tanto, puesto que falta que algunos entren en él, y aquellos a quienes primero se les anunció la buena nueva no entraron por causa de desobediencia,

otra vez determina un día: Hoy, diciendo después de tanto tiempo, por medio de David, como se dijo:
Si oyereis hoy su voz,
No endurezcáis vuestros corazones.

Porque si Josué les hubiera dado el reposo, no hablaría después de otro día.

Por tanto, queda un reposo sabático para el pueblo de Dios.                                                                                    Hebreos 4:4-9

Mas el que mira atentamente en la perfecta ley, la de la libertad, y persevera en ella, no siendo oidor olvidadizo, sino hacedor de la obra, éste será bienaventurado en lo que hace.                                                                                   Santiago 1:25

Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;

9. pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores.

10. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.

11. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.

12. Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.                                  Santiago 2:8-12

Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.                                                                                      Apocalipsis 12:9

Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo.

 

                                                                                                                                                                                      Apocalipsis 12:17

Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús.                                                                                                                                                                           Apocalipsis 14:12

La Nueva Alianza.

El Arca Del Pacto que contiene los 10 Mandamientos está escondida en una cueva.

Entre los justos que estaban todavía en Jerusalén y para quienes había sido aclarado el propósito divino, se contaban algunos que estaban resueltos a poner fuera del alcance de manos brutales el arca sagrada que contenía las tablas de piedra sobre las cuales habían sido escritos los preceptos del Decálogo. Así lo hicieron. Con lamentos y pesadumbre, escondieron el arca en una cueva, donde había de quedar oculta del pueblo de Israel y de Judá por causa de sus pecados, para no serles ya devuelta. Esa arca sagrada está todavía escondida. No ha sido tocada desde que fué puesta en recaudo.                                                                                                                                                                                                         PR 334.

Nota: El pueblo de Israel tenía en el santuario del desierto y en algunos de sus templos el Arca que contenía los 10 Mandamientos escritos por el dedo de Dios, debido a invasiones, el Arca fue escondida. En el Antiguo Testamento, Dios manifiesta su intención de que la ley no fuera algo externo a ellos, si no que fuera guardada en la mente y el corazón del ser humano "He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Jeremias 31:31-33. La misma premisa es repetida en el Nuevo Testamento en el libro de Hebreos 10:16.

TESTIMONIO.

En Diciembre de 1992, el administrador de 10Mandamientos.com manejaba un Lincoln Town Car que había alquilado, en una autopista de New York. Viajaba de Brooklyn hacia Queens en el Brooklyn Queens Expressway. En el preciso momento en que pasaba por el área en que unas personas estaban siendo rescatadas por los bomberos, ya que su vehículo se había metido en los arbustos. Su carro resbaló y dio alrededor de 3 vueltas de 360 grados. El gritó " No me dejes fracasar", y apretó el timón fuertemente. Al momento de impactar la pared divisoria, a solo pulgadas, una fuerza invisible cargó el vehículo en el aire, y lo llevó al mismo centro de la autopista. El se desprendió del guía con aquel fuerte tirón, y tocó levemente la puerta izquierda con su pecho, pero resultó ileso, y el vehículo también. Se quedó con la boca abierta por unos segundos, hasta que los vehículos le tocaron bocina y entonces aceleró. En ese momento las ruedas estaban perfectamente rectas. Cuando le contó al dueño del vehículo lo sucedido, este le confesó que el no estaba incluido en el seguro del carro.

La razón por la que el cuenta esta experiencia, es porque puede dar testimonio de que podemos ser levantados de la tierra, y ser protegidos del mal por nuestro amado Dios. La buena noticia es que el viene a rescatarnos del caos que habrá en el planeta tierra como consecuencia del pecado y la transgresión de su santa ley. "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor" 1 Tesalonicenses 4:17

 

Liberación y refugio para los justos.

Cuando los que honran la ley de Dios hayan sido privados de la protección de las leyes humanas, empezará en varios países un movimiento simultáneo para destruirlos. Conforme vaya acercándose el tiempo señalado en el decreto, el pueblo conspirará para extirpar la secta aborrecida. Se convendrá en dar una noche el golpe decisivo, que reducirá completamente al silencio la voz disidente y reprensora.

El pueblo de Dios—algunos en las celdas de las cárceles, otros escondidos en ignorados escondrijos de bosques y montañas—invocan aún la protección divina, mientras que por todas partes compañías de hombres armados, instigados por legiones de ángeles malos, se disponen a emprender la obra de muerte. Entonces, en la hora de supremo apuro, es cuando el Dios de Israel intervendrá para librar a sus escogidos. El Señor dice: “Vosotros tendréis canción, como en noche en que se celebra pascua; y alegría de corazón, como el que va ... al monte de Jehová, al Fuerte de Israel. Y Jehová hará oír su voz potente, y hará ver el descender de su brazo, con furor de rostro, y llama de fuego consumidor; con dispersión, con avenida, y piedra de granizo.” Isaías 30:29, 30. Multitudes de hombres perversos, profiriendo gritos de triunfo, burlas e imprecaciones, están a punto de arrojarse sobre su presa, cuando de pronto densas tinieblas, más sombrías que la obscuridad de la noche caen sobre la tierra. Luego un arco iris, que refleja la gloria del trono de Dios, se extiende de un lado a otro del cielo, y parece envolver a todos los grupos en oración. Las multitudes encolerizadas se sienten contenidas en el acto. Sus gritos de burla expiran en sus labios. Olvidan el objeto de su ira sanguinaria. Con terribles presentimientos contemplan el símbolo de la alianza divina, y ansían ser amparadas de su deslumbradora claridad. Los hijos de Dios oyen una voz clara y melodiosa que dice: “Enderezaos,” y, al levantar la vista al cielo, contemplan el arco de la promesa. Las nubes negras y amenazadoras que cubrían el firmamento se han desvanecido, y como Esteban, clavan la mirada en el cielo, y ven la gloria de Dios y al Hijo del hombre sentado en su trono. En su divina forma distinguen los rastros de su humillación, y oyen brotar de sus labios la oración dirigida a su Padre y a los santos ángeles: “Yo quiero que aquellos también que me has dado, estén conmigo en donde yo estoy.” Juan 17:24 (VM). Luego se oye una voz armoniosa y triunfante, que dice: “¡Helos aquí! ¡Helos aquí! santos, inocentes e inmaculados. Guardaron la palabra de mi paciencia y andarán entre los ángeles;” y de los labios pálidos y trémulos de los que guardaron firmemente la fe, sube una aclamación de victoria. Es a medianoche cuando Dios manifiesta su poder para librar a su pueblo. Sale el sol en todo su esplendor. Sucédense señales y prodigios con rapidez. Los malos miran la escena con terror y asombro, mientras los justos contemplan con gozo las señales de su liberación. La naturaleza entera parece trastornada. Los ríos dejan de correr. Nubes negras y pesadas se levantan y chocan unas con otras. En medio de los cielos conmovidos hay un claro de gloria indescriptible, de donde baja la voz de Dios semejante al ruido de muchas aguas, diciendo: “Hecho es.” Apocalipsis 16:17. Esa misma voz sacude los cielos y la tierra. Síguese un gran terremoto, “cual no fué jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra.” Vers. 18. El firmamento parece abrirse y cerrarse. La gloria del trono de Dios parece cruzar la atmósfera. Los montes son movidos como una caña al soplo del viento, y las rocas quebrantadas se esparcen por todos lados. Se oye un estruendo como de cercana tempestad. El mar es azotado con furor. Se oye el silbido del huracán, como voz de demonios en misión de destrucción. Toda la tierra se alborota e hincha como las olas del mar. Su superficie se raja. Sus mismos fundamentos parecen ceder. Se hunden cordilleras. Desaparecen islas habitadas. Los puertos marítimos que se volvieron como Sodoma por su corrupción, son tragados por las enfurecidas olas. “La grande Babilonia vino en memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del furor de su ira.” Vers. 19. Pedrisco grande, cada piedra, “como del peso de un talento” (Vers. 21), hace su obra de destrucción. Las más soberbias ciudades de la tierra son arrasadas. Los palacios suntuosos en que los magnates han malgastado sus riquezas en provecho de su gloria personal, caen en ruinas ante su vista. Los muros de las cárceles se parten de arriba abajo, y son libertados los hijos de Dios que habían sido apresados por su fe. Los sepulcros se abren, y “muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.” Daniel 12:2. Todos los que murieron en la fe del mensaje del tercer ángel, salen glorificados de la tumba, para oír el pacto de paz que Dios hace con los que guardaron su ley. “Los que le traspasaron” (Apocalipsis 1:7), los que se mofaron y se rieron de la agonía de Cristo y los enemigos más acérrimos de su verdad y de su pueblo, son resucitados para mirarle en su gloria y para ver el honor con que serán recompensados los fieles y obedientes. Densas nubes cubren aún el firmamento; sin embargo el sol se abre paso de vez en cuando, como si fuese el ojo vengador de Jehová. Fieros relámpagos rasgan el cielo con fragor, envolviendo a la tierra en claridad de llamaradas. Por encima del ruido aterrador de los truenos, se oyen voces misteriosas y terribles que anuncian la condenación de los impíos. No todos entienden las palabras pronunciadas; pero los falsos maestros las comprenden perfectamente. Los que poco antes eran tan temerarios, jactanciosos y provocativos, y que tanto triunfaban al ensañarse en el pueblo de Dios observador de sus mandamientos, se sienten presa de consternación y tiemblan de terror. Sus llantos dominan el ruido de los elementos. Los demonios confiesan la divinidad de Cristo y tiemblan ante su poder, mientras que los hombres claman por misericordia y se revuelcan en terror abyecto. Al considerar el día de Dios en santa visión, los antiguos profetas exclamaron: “Aullad, porque cerca está el día de Jehová; vendrá como asolamiento del Todopoderoso.” “Métete en la piedra, escóndete en el polvo, de la presencia espantosa de Jehová y del resplandor de su majestad. La altivez de los ojos del hombre será abatida, y la soberbia de los hombres será humillada; y Jehová solo será ensalzado en aquel día. Porque día de Jehová de los ejércitos vendrá sobre todo soberbio y altivo, y sobre todo ensalzado; y será abatido.” “Aquel día arrojará el hombre, a los topos y murciélagos, sus ídolos de plata y sus ídolos de oro, que le hicieron para que adorase; y se entrarán en las hendiduras de las rocas y en las cavernas de las peñas, por la presencia formidable de Jehová, y por el resplandor de su majestad, cuando se levantare para herir la tierra.” Isaías 13:6; 2:10-12; 2:20, 21. Por un desgarrón de las nubes una estrella arroja rayos de luz cuyo brillo queda cuadruplicado por el contraste con la obscuridad. Significa esperanza y júbilo para los fieles, pero severidad para los transgresores de la ley de Dios. Los que todo lo sacrificaron por Cristo están entonces seguros, como escondidos en los pliegues del pabellón de Dios. Fueron probados, y ante el mundo y los despreciadores de la verdad demostraron su fidelidad a Aquel que murió por ellos. Un cambio maravilloso se ha realizado en aquellos que conservaron su integridad ante la misma muerte. Han sido librados como por ensalmo de la sombría y terrible tiranía de los hombres vueltos demonios. Sus semblantes, poco antes tan pálidos, tan llenos de ansiedad y tan macilentos, brillan ahora de admiración, fe y amor. Sus voces se elevan en canto triunfal: “Dios es nuestro refugio y fortaleza; socorro muy bien experimentado en las angustias. Por tanto no temeremos aunque la tierra sea conmovida, y aunque las montañas se trasladen al centro de los mares; aunque bramen y se turben sus aguas, aunque tiemblen las montañas a causa de su bravura.” Salmos 46:1-3 (VM). Mientras estas palabras de santa confianza se elevan hacia Dios, las nubes se retiran, y el cielo estrellado brilla con esplendor indescriptible en contraste con el firmamento negro y severo en ambos lados. La magnificencia de la ciudad celestial rebosa por las puertas entreabiertas. Entonces aparece en el cielo una mano que sostiene dos tablas de piedra puestas una sobre otra. El profeta dice: “Denunciarán los cielos su justicia; porque Dios es el juez.” Salmos 50:6. Esta ley santa, justicia de Dios, que entre truenos y llamas fué proclamada desde el Sinaí como guía de la vida, se revela ahora a los hombres como norma del juicio. La mano abre las tablas en las cuales se ven los preceptos del Decálogo inscritos como con letras de fuego. Las palabras son tan distintas que todos pueden leerlas. La memoria se despierta, las tinieblas de la superstición y de la herejía desaparecen de todos los espíritus, y las diez palabras de Dios, breves, inteligibles y llenas de autoridad, se presentan a la vista de todos los habitantes de la tierra. Es imposible describir el horror y la desesperación de aquellos que pisotearon los santos preceptos de Dios. El Señor les había dado su ley con la cual hubieran podido comparar su carácter y ver sus defectos mientras que había aún oportunidad para arrepentirse y reformarse; pero con el afán de asegurarse el favor del mundo, pusieron a un lado los preceptos de la ley y enseñaron a otros a transgredirlos. Se empeñaron en obligar al pueblo de Dios a que profanase su sábado. Ahora los condena aquella misma ley que despreciaran. Ya echan de ver que no tienen disculpa. Eligieron a quién querían servir y adorar. “Entonces vosotros volveréis, y echaréis de ver la diferencia que hay entre el justo y el injusto; entre aquel que sirve a Dios, y aquel que no le sirve.” Malaquías 3:18 (VM). Los enemigos de la ley de Dios, desde los ministros hasta el más insignificante entre ellos, adquieren un nuevo concepto de lo que es la verdad y el deber. Reconocen demasiado tarde que el día de reposo del cuarto mandamiento es el sello del Dios vivo. Ven demasiado tarde la verdadera naturaleza de su falso día de reposo y el fundamento arenoso sobre el cual construyeron. Se dan cuenta de que han estado luchando contra Dios. Los maestros de la religión condujeron las almas a la perdición mientras profesaban guiarlas hacia las puertas del paraíso. No se sabrá antes del día del juicio final cuán grande es la responsabilidad de los que desempeñan un cargo sagrado, y cuán terribles son los resultados de su infidelidad. Sólo en la eternidad podrá apreciarse debidamente la pérdida de una sola alma. Terrible será la suerte de aquel a quien Dios diga: Apártate, mal servidor. Desde el cielo se oye la voz de Dios que proclama el día y la hora de la venida de Jesús, y promulga a su pueblo el pacto eterno. Sus palabras resuenan por la tierra como el estruendo de los más estrepitosos truenos. El Israel de Dios escucha con los ojos elevados al cielo. Sus semblantes se iluminan con la gloria divina y brillan cual brillara el rostro de Moisés cuando bajó del Sinaí. Los malos no los pueden mirar. Y cuando la bendición es pronunciada sobre los que honraron a Dios santificando su sábado, se oye un inmenso grito de victoria. Pronto aparece en el este una pequeña nube negra, de un tamaño como la mitad de la palma de la mano. Es la nube que envuelve al Salvador y que a la distancia parece rodeada de obscuridad. El pueblo de Dios sabe que es la señal del Hijo del hombre. En silencio solemne la contemplan mientras va acercándose a la tierra, volviéndose más luminosa y más gloriosa hasta convertirse en una gran nube blanca, cuya base es como fuego consumidor, y sobre ella el arco iris del pacto. Jesús marcha al frente como un gran conquistador. Ya no es “varón de dolores,” que haya de beber el amargo cáliz de la ignominia y de la maldición; victorioso en el cielo y en la tierra, viene a juzgar a vivos y muertos. “Fiel y veraz,” “en justicia juzga y hace guerra.” “Y los ejércitos que están en el cielo le seguían.” Apocalipsis 19:11, 14 (VM). Con cantos celestiales los santos ángeles, en inmensa e innumerable muchedumbre, le acompañan en el descenso. El firmamento parece lleno de formas radiantes,—“millones de millones, y millares de millares.” Ninguna pluma humana puede describir la escena, ni mente mortal alguna es capaz de concebir su esplendor. “Su gloria cubre los cielos, y la tierra se llena de su alabanza. También su resplandor es como el fuego.” Habacuc 3:3, 4 (VM). A medida que va acercándose la nube viviente, todos los ojos ven al Príncipe de la vida. Ninguna corona de espinas hiere ya sus sagradas sienes, ceñidas ahora por gloriosa diadema. Su rostro brilla más que la luz deslumbradora del sol de mediodía. “Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: Rey de reyes y Señor de señores.” Apocalipsis 19:16. Ante su presencia, “hanse tornado pálidos todos los rostros;” el terror de la desesperación eterna se apodera de los que han rechazado la misericordia de Dios. “Se deslíe el corazón, y se baten las rodillas, ... y palidece el rostro de todos.” Jeremías 30:6; Nahúm 2:10 (VM). Los justos gritan temblando: “¿Quién podrá estar firme?” Termina el canto de los ángeles, y sigue un momento de silencio aterrador. Entonces se oye la voz de Jesús, que dice: “¡Bástaos mi gracia!” Los rostros de los justos se iluminan y el corazón de todos se llena de gozo. Y los ángeles entonan una melodía más elevada, y vuelven a cantar al acercarse aún más a la tierra. El Rey de reyes desciende en la nube, envuelto en llamas de fuego. El cielo se recoge como un libro que se enrolla, la tierra tiembla ante su presencia, y todo monte y toda isla se mueven de sus lugares. “Vendrá nuestro Dios, y no callará: fuego consumirá delante de él, y en derredor suyo habrá tempestad grande. Convocará a los cielos de arriba, y a la tierra, para juzgar a su pueblo.” Salmos 50:3, 4. “Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero: porque el gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?” Apocalipsis 6:15-17. Cesaron las burlas. Callan los labios mentirosos. El choque de las armas y el tumulto de la batalla, “con revolcamiento de vestidura en sangre” (Isaías 9:5), han concluído. Sólo se oyen ahora voces de oración, llanto y lamentación. De las bocas que se mofaban poco antes, estalla el grito: “El gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?” Los impíos piden ser sepultados bajo las rocas de las montañas, antes que ver la cara de Aquel a quien han despreciado y rechazado. Conocen esa voz que penetra hasta el oído de los muertos. ¡Cuántas veces sus tiernas y quejumbrosas modulaciones no los han llamado al arrepentimiento! ¡Cuántas veces no ha sido oída en las conmovedoras exhortaciones de un amigo, de un hermano, de un Redentor! Para los que rechazaron su gracia, ninguna otra podría estar tan llena de condenación ni tan cargada de acusaciones, como esta voz que tan a menudo exhortó con estas palabras: “Volveos, volveos de vuestros caminos malos, pues ¿por qué moriréis?” Ezequiel 33:11 (VM). ¡Oh, si sólo fuera para ellos la voz de un extraño! Jesús dice: “Por cuanto llamé, y no quisisteis; extendí mi mano, y no hubo quien escuchase; antes desechasteis todo consejo mío, y mi reprensión no quisisteis.” Proverbios 1:24, 25. Esa voz despierta recuerdos que ellos quisieran borrar, de avisos despreciados, invitaciones rechazadas, privilegios desdeñados. Allí están los que se mofaron de Cristo en su humillación. Con fuerza penetrante acuden a su mente las palabras del Varón de dolores, cuando, conjurado por el sumo sacerdote, declaró solemnemente: “Desde ahora habéis de ver al Hijo del hombre sentado a la diestra de la potencia de Dios, y que viene en las nubes del cielo.” Mateo 26:64. Ahora le ven en su gloria, y deben verlo aún sentado a la diestra del poder divino. Los que pusieron en ridículo su aserto de ser el Hijo de Dios enmudecen ahora. Allí está el altivo Herodes que se burló de su título real y mandó a los soldados escarnecedores que le coronaran. Allí están los hombres mismos que con manos impías pusieron sobre su cuerpo el manto de grana, sobre sus sagradas sienes la corona de espinas y en su dócil mano un cetro burlesco, y se inclinaron ante él con burlas de blasfemia. Los hombres que golpearon y escupieron al Príncipe de la vida, tratan de evitar ahora su mirada penetrante y de huir de la gloria abrumadora de su presencia. Los que atravesaron con clavos sus manos y sus pies, los soldados que le abrieron el costado, consideran esas señales con terror y remordimiento. Los sacerdotes y los escribas recuerdan los acontecimientos del Calvario con claridad aterradora. Llenos de horror recuerdan cómo, moviendo sus cabezas con arrebato satánico, exclamaron: “A otros salvó, a sí mismo no puede salvar: si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él. Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere.” Mateo 27:42, 43. Recuerdan a lo vivo la parábola de los labradores que se negaron a entregar a su señor los frutos de la viña, que maltrataron a sus siervos y mataron a su hijo. También recuerdan la sentencia que ellos mismos pronunciaron: “A los malos destruirá miserablemente” el señor de la viña. Los sacerdotes y escribas ven en el pecado y en el castigo de aquellos malos labradores su propia conducta y su propia y merecida suerte. Y entonces se levanta un grito de agonía mortal. Más fuerte que los gritos de “¡Sea crucificado! ¡Sea crucificado!” que resonaron por las calles de Jerusalén, estalla el clamor terrible y desesperado: “¡Es el Hijo de Dios! ¡Es el verdadero Mesías!” Tratan de huir de la presencia del Rey de reyes. En vano tratan de esconderse en las hondas cuevas de la tierra desgarrada por la conmoción de los elementos. En la vida de todos los que rechazan la verdad, hay momentos en que la conciencia se despierta, en que la memoria evoca el recuerdo aterrador de una vida de hipocresía, y el alma se siente atormentada de vanos pesares. Mas ¿qué es eso comparado con el remordimiento que se experimentará aquel día “cuando viniere cual huracán vuestro espanto, y vuestra calamidad, como torbellino”? Proverbios 1:27 (VM). Los que habrían querido matar a Cristo y a su pueblo fiel son ahora testigos de la gloria que descansa sobre ellos. En medio de su terror oyen las voces de los santos que exclaman en unánime júbilo: “¡He aquí éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará!” Isaías 25:9. Entre las oscilaciones de la tierra, las llamaradas de los relámpagos y el fragor de los truenos, el Hijo de Dios llama a la vida a los santos dormidos. Dirige una mirada a las tumbas de los justos, y levantando luego las manos al cielo, exclama: “¡Despertaos, despertaos, despertaos, los que dormís en el polvo, y levantaos!” Por toda la superficie de la tierra, los muertos oirán esa voz; y los que la oigan vivirán. Y toda la tierra repercutirá bajo las pisadas de la multitud extraordinaria de todas las naciones, tribus, lenguas y pueblos. De la prisión de la muerte sale revestida de gloria inmortal gritando: “¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?” 1 Corintios 15:55. Y los justos vivos unen sus voces a las de los santos resucitados en prolongada y alegre aclamación de victoria. Todos salen de sus tumbas de igual estatura que cuando en ellas fueran depositados. Adán, que se encuentra entre la multitud resucitada, es de soberbia altura y formas majestuosas, de porte poco inferior al del Hijo de Dios. Presenta un contraste notable con los hombres de las generaciones posteriores; en este respecto se nota la gran degeneración de la raza humana. Pero todos se levantan con la lozanía y el vigor de eterna juventud. Al principio, el hombre fué creado a la semejanza de Dios, no sólo en carácter, sino también en lo que se refiere a la forma y a la fisonomía. El pecado borró e hizo desaparecer casi por completo la imagen divina; pero Cristo vino a restaurar lo que se había malogrado. El transformará nuestros cuerpos viles y los hará semejantes a la imagen de su cuerpo glorioso. La forma mortal y corruptible, desprovista de gracia, manchada en otro tiempo por el pecado, se vuelve perfecta, hermosa e inmortal. Todas las imperfecciones y deformidades quedan en la tumba. Reintegrados en su derecho al árbol de la vida, en el desde tanto tiempo perdido Edén, los redimidos crecerán hasta alcanzar la estatura perfecta de la raza humana en su gloria primitiva. Las últimas señales de la maldición del pecado serán quitadas, y los fieles discípulos de Cristo aparecerán en “la hermosura de Jehová nuestro Dios,” reflejando en espíritu, cuerpo y alma la imagen perfecta de su Señor. ¡Oh maravillosa redención, tan descrita y tan esperada, contemplada con anticipación febril, pero jamás enteramente comprendida! Los justos vivos son mudados “en un momento, en un abrir de ojo.” A la voz de Dios fueron glorificados; ahora son hechos inmortales, y juntamente con los santos resucitados son arrebatados para recibir a Cristo su Señor en los aires. Los ángeles “juntarán sus escogidos de los cuatro vientos, de un cabo del cielo hasta el otro.” Santos ángeles llevan niñitos a los brazos de sus madres. Amigos, a quienes la muerte tenía separados desde largo tiempo, se reúnen para no separarse más, y con cantos de alegría suben juntos a la ciudad de Dios. En cada lado del carro nebuloso hay alas, y debajo de ellas, ruedas vivientes; y mientras el carro asciende las ruedas gritan: “¡Santo!” y las alas, al moverse, gritan: “¡Santo!” y el cortejo de los ángeles exclama: “¡Santo, santo, santo, es el Señor Dios, el Todopoderoso!” Y los redimidos exclaman: “¡Aleluya!” mientras el carro se adelanta hacia la nueva Jerusalén. Antes de entrar en la ciudad de Dios, el Salvador confiere a sus discípulos los emblemas de la victoria, y los cubre con las insignias de su dignidad real. Las huestes resplandecientes son dispuestas en forma de un cuadrado hueco en derredor de su Rey, cuya majestuosa estatura sobrepasa en mucho a la de los santos y de los ángeles, y cuyo rostro irradia amor benigno sobre ellos. De un cabo a otro de la innumerable hueste de los redimidos, toda mirada está fija en él, todo ojo contempla la gloria de Aquel cuyo aspecto fué desfigurado “más que el de cualquier hombre, y su forma más que la de los hijos de Adam.” Sobre la cabeza de los vencedores, Jesús coloca con su propia diestra la corona de gloria. Cada cual recibe una corona que lleva su propio “nombre nuevo” (Apocalipsis 2:17), y la inscripción: “Santidad a Jehová.” A todos se les pone en la mano la palma de la victoria y el arpa brillante. Luego que los ángeles que mandan dan la nota, todas las manos tocan con maestría las cuerdas de las arpas, produciendo dulce música en ricos y melodiosos acordes. Dicha indecible estremece todos los corazones, y cada voz se eleva en alabanzas de agradecimiento. “Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre, y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; a él sea gloria e imperio para siempre jamás.” Apocalipsis 1:5, 6. Delante de la multitud de los redimidos se encuentra la ciudad santa. Jesús abre ampliamente las puertas de perla, y entran por ellas las naciones que guardaron la verdad. Allí contemplan el paraíso de Dios, el hogar de Adán en su inocencia. Luego se oye aquella voz, más armoniosa que cualquier música que haya acariciado jamás el oído de los hombres, y que dice: “Vuestro conflicto ha terminado.” “Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.” Entonces se cumple la oración del Salvador por sus discípulos: “Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo estoy, ellos estén también conmigo.” A aquellos a quienes rescató con su sangre, Cristo los presenta al Padre “delante de su gloria irreprensibles, con grande alegría” (Judas 24, VM), diciendo: “¡Heme aquí a mí, y a los hijos que me diste!” “A los que me diste, yo los guardé.” ¡Oh maravillas del amor redentor! ¡qué dicha aquella cuando el Padre eterno, al ver a los redimidos verá su imagen, ya desterrada la discordia del pecado y sus manchas quitadas, y a lo humano una vez más en armonía con lo divino! Con amor inexpresable, Jesús admite a sus fieles “en el gozo de su Señor.” El Salvador se regocija al ver en el reino de gloria las almas que fueron salvadas por su agonía y humillación. Y los redimidos participarán de este gozo, al contemplar entre los bienvenidos a aquellos a quienes ganaron para Cristo por sus oraciones, sus trabajos y sacrificios de amor. Al reunirse en torno del gran trono blanco, indecible alegría llenará sus corazones cuando noten a aquellos a quienes han conquistado para Cristo, y vean que uno ganó a otros, y éstos a otros más, para ser todos llevados al puerto de descanso donde depositarán sus coronas a los pies de Jesús y le alabarán durante los siglos sin fin de la eternidad. En esta vida, podemos apenas empezar a comprender el tema maravilloso de la redención. Con nuestra inteligencia limitada podemos considerar con todo fervor la ignominia y la gloria, la vida y la muerte, la justicia y la misericordia que se tocan en la cruz; pero ni con la mayor tensión de nuestras facultades mentales llegamos a comprender todo su significado. La largura y anchura, la profundidad y altura del amor redentor se comprenden tan sólo confusamente. El plan de la redención no se entenderá por completo ni siquiera cuando los rescatados vean como serán vistos ellos mismos y conozcan como serán conocidos; pero a través de las edades sin fin, nuevas verdades se desplegarán continuamente ante la mente admirada y deleitada. Aunque las aflicciones, las penas y las tentaciones terrenales hayan concluído, y aunque la causa de ellas haya sido suprimida, el pueblo de Dios tendrá siempre un conocimiento claro e inteligente de lo que costó su salvación. La cruz de Cristo será la ciencia y el canto de los redimidos durante toda la eternidad. En el Cristo glorificado, contemplarán al Cristo crucificado. Nunca olvidarán que Aquel cuyo poder creó los mundos innumerables y los sostiene a través de la inmensidad del espacio, el Amado de Dios, la Majestad del cielo, Aquel a quien los querubines y los serafines resplandecientes se deleitan en adorar—se humilló para levantar al hombre caído; que llevó la culpa y el oprobio del pecado, y sintió el ocultamiento del rostro de su Padre, hasta que la maldición de un mundo perdido quebrantó su corazón y le arrancó la vida en la cruz del Calvario. El hecho de que el Hacedor de todos los mundos, el Arbitro de todos los destinos, dejase su gloria y se humillase por amor al hombre, despertará eternamente la admiración y adoración del universo. Cuando las naciones de los salvos miren a su Redentor y vean la gloria eterna del Padre brillar en su rostro; cuando contemplen su trono, que es desde la eternidad hasta la eternidad, y sepan que su reino no tendrá fin, entonces prorrumpirán en un cántico de júbilo: “¡Digno, digno es el Cordero que fué inmolado, y nos ha redimido para Dios con su propia preciosísima sangre!” El misterio de la cruz explica todos los demás misterios. A la luz que irradia del Calvario, los atributos de Dios que nos llenaban de temor respetuoso nos resultan hermosos y atractivos. Se ve que la misericordia, la compasión y el amor paternal se unen a la santidad, la justicia y el poder. Al mismo tiempo que contemplamos la majestad de su trono, tan grande y elevado, vemos su carácter en sus manifestaciones misericordiosas y comprendemos, como nunca antes, el significado del apelativo conmovedor: “Padre nuestro.” Se echará de ver que Aquel cuya sabiduría es infinita no hubiera podido idear otro plan para salvarnos que el del sacrificio de su Hijo. La compensación de este sacrificio es la dicha de poblar la tierra con seres rescatados, santos, felices e inmortales. El resultado de la lucha del Salvador contra las potestades de las tinieblas es la dicha de los redimidos, la cual contribuirá a la gloria de Dios por toda la eternidad. Y tal es el valor del alma, que el Padre está satisfecho con el precio pagado; y Cristo mismo, al considerar los resultados de su gran sacrificio, no lo está menos. A la venida de Cristo los impíos serán borrados de la superficie de la tierra, consumidos por el espíritu de su boca y destruídos por el resplandor de su gloria. Cristo lleva a su pueblo a la ciudad de Dios, y la tierra queda privada de sus habitantes. “He aquí que Jehová vaciará la tierra, y la dejará desierta, y cual vaso, la volverá boca abajo, y dispersará sus habitantes.” “La tierra será enteramente vaciada y completamente saqueada; porque Jehová ha hablado esta palabra.” “Porque traspasaron la ley, cambiaron el estatuto, y quebrantaron el pacto eterno. Por tanto la maldición ha devorado la tierra, y los que habitan en ella son culpables: por tanto son abrasados los habitantes de la tierra.” Isaías 24:1, 3, 5, 6 (VM). Toda la tierra tiene el aspecto desolado de un desierto. Las ruinas de las ciudades y aldeas destruidas por el terremoto, los árboles desarraigados, las rocas escabrosas arrojadas por el mar o arrancadas de la misma tierra, están esparcidas por la superficie de ésta, al paso que grandes cuevas señalan el sitio donde las montañas fueron rasgadas desde sus cimientos. El autor del Apocalipsis predice el destierro de Satanás y el estado caótico y de desolación a que será reducida la tierra; y declara que este estado de cosas subsistirá por mil años. Después de descritas las escenas de la segunda venida del Señor y la destrucción de los impíos, la profecía prosigue: “Y vi un ángel descender del cielo, que tenía la llave del abismo, y una grande cadena en su mano. Y prendió al dragón, aquella serpiente antigua, que es el Diablo y Satanás, y le ató por mil años; y arrojólo al abismo, y le encerró, y selló sobre él, porque no engañe más a las naciones, hasta que mil años sean cumplidos: y después de esto es necesario que sea desatado un poco de tiempo.” Apocalipsis 20:1-3. Según se desprende de otros pasajes bíblicos, es de toda evidencia que la expresión “abismo” se refiere a la tierra en estado de confusión y tinieblas. Respecto a la condición de la tierra “en el principio,” la narración bíblica dice que “estaba desordenada y vacía; y las tinieblas estaban sobre la haz del abismo.” Génesis 1:2. Las profecías enseñan que será reducida, en parte por lo menos, a ese estado. Contemplando a través de los siglos el gran día de Dios, el profeta Jeremías dice: “Miro hacia la tierra, y he aquí que está desolada y vacía; también hacia los cielos miro, mas no hay luz en ellos. Miro las montañas, y he aquí que están temblando, y todas las colinas se conmueven. Miro, y he aquí que no parece hombre alguno, y todas las aves del cielo se han fugado. Miro, y he aquí el campo fructífero convertido en un desierto, y todas sus ciudades derribadas.” Jeremías 4:23-26 (VM). Aquí es donde, con sus malos ángeles, Satanás hará su morada durante mil años. Limitado a la tierra, no podrá ir a otros mundos para tentar e incomodar a los que nunca cayeron. En este sentido es cómo está atado: no queda nadie en quien pueda ejercer su poder. Le es del todo imposible seguir en la obra de engaño y ruina que por tantos siglos fué su único deleite. Hasta los malos se encuentran ahora fuera del poder de Satanás; y queda solo con sus perversos ángeles para darse cuenta de los efectos de la maldición originada por el pecado. “Los reyes de las naciones, sí, todos ellos yacen con gloria cada cual en su propia casa [el sepulcro]; ¡mas tú, arrojado estás fuera de tu sepulcro, como un retoño despreciado! ... No serás unido con ellos en sepultura; porque has destruido tu tierra, has hecho perecer a tu pueblo.” Vers. 18-20. Durante mil años, Satanás andará errante de un lado para otro en la tierra desolada, considerando los resultados de su rebelión contra la ley de Dios. Todo este tiempo, padece intensamente. Desde su caída, su vida de actividad continua sofocó en él la reflexión; pero ahora, despojado de su poder, no puede menos que contemplar el papel que desempeñó desde que se rebeló por primera vez contra el gobierno del cielo, mientras que, tembloroso y aterrorizado, espera el terrible porvenir en que habrá de expiar todo el mal que ha hecho y ser castigado por los pecados que ha hecho cometer. Para el pueblo de Dios, el cautiverio en que se verá Satanás será motivo de contento y alegría. El profeta dice: “Y acontecerá en el día que te haga descansar Jehová de tus penas y de tu aflicción, y de la dura servidumbre con que te han hecho servir, que entonarás este cántico triunfal respecto del rey de Babilonia [que aquí representa a Satanás], y dirás: ¡Cómo ha cesado de sus vejaciones el opresor! ... Jehová ha hecho pedazos la vara de los inicuos, el cetro de los que tenían el dominio; el cual hería los pueblos en saña, con golpe incesante, y hollaba las naciones en ira, con persecución desenfrenada.” Vers. 3-6.

Siga leyendo las buenas nuevas del reyno en el capítulo 42 del libro "El conflicto de los siglos" (Aquí).

Capítulo 43 "El fin del conflicto" (Aquí).

El conflicto de los siglos. Pasado, pres

"El Conflicto De Los Siglos" es un libro maravilloso que nos traslada del pasado al futuro. Muchos de los temas tratados en los últimos capítulos son de manejo actual, otros todavía no se han cumplido. Es increible la exactitud con se están cumpliendo las profecías biblicas ampliadas en este volumen escrito hace más de 100 años atrás.

La ciencia médica ha comprobado que muchos frutos y hojas de diversos arboles tienen propiedades altamente curativas, muchas se consideran anticancerígenas y antitumorales, otras pueden controlar los niveles de glucosa en la sangre, y muchas sirven para tratar infecciones. Hay un árbol en particular, que produce 12 frutos diferentes al año. Uno cada mes. Y es capaz de producir un rejuvenecimiento total, y aportar todos los elementos necesarios para una nutrición completa. Vitaminas, minerales, proteínas etc. Su consumo permite que un ser humano no muera por vejez o malnutrición y que pueda vivir para siempre. Su nombre es "El Arbol De la Vida" Apocalipsis 22:2:En medio de la calle de la ciudad, y a uno y otro lado del río, estaba el árbol de la vida, que produce doce frutos, dando cada mes su fruto; y las hojas del árbol eran para la sanidad de las naciones.. Lamentablemente, este arbol actualmente no se encuentra en el planeta Tierra. Se encontraba en el jardin del Eden.                (Genesis 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás).

Génesis 3:22:Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma, y viva para siempre.

-Notese, que el ser humano había adquirido la condición de pecador, a pesar de ello Dios reconoce que si alarga su mano y toma del arbol de la vida viviría para siempre.

1 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?

2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer;

3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis.

4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis;

En el Génesis encontramos dos declaraciones totalmente opuestas en cuanto al estado del ser humano después que la raza humana consumió del arbol prohibido y se le negó la entrada al jardín del Edén. La de Dios, (Morirás) y la de Satanás, (No moriréis). En realidad, al ser humano le agrada más la idea de pensar que un alma se desprende del cuerpo al morir y que se va a otros lugares, tales como el cielo, el infierno, o el purgatorio (Termino que no se encuentra en la Biblia), y que el ser humano sigue vivo en alguna condición. Si esa es la situación, el ser humano sería inmortal. Seguiría vivo en un estado de existencia superior. Podría trasladarse, y no necesitaria de alimentos ni agua para subsistir. La palabra de Dios nos indica que el único que tiene inmortalidad es Dios. (I Timoteo 6:13 Te mando delante de Dios, que da vida a todas las cosas, y de Jesucristo, que dio testimonio de la buena profesión delante de Poncio Pilato,

14 que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo,

15 la cual a su tiempo mostrará el bienaventurado y solo Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,

16 el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.

El ser humano es el resultado de la combinación del polvo de la tierra y el soplo de vida que le imparte Dios. Al morir, Dios retira ese aliento de vida y queda solo el  polvo. Génesis 2:7:Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente. Eclesiastés 12:7:y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio.

El ser humano es considerado entonces como un Alma viviente. La Biblia no considera a esa Alma viviente como inmortal. Ezequiel 18:4:He aquí que todas las almas son mías; como el alma del padre, así el alma del hijo es mía; el alma que pecare, esa morirá.

Génesis 3:24:Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

-Antes del diluvio, Dios decidió llevarse todo el jardin del Edén a los cielos.

Apocalipsis 2:7:El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios.

Apocalipsis 22:14:Bienaventurados los que lavan sus ropas, para tener derecho al árbol de la vida,y para entrar por las puertas en la ciudad.

Para un estudio más completo sobre el estado de los muertos, Presione (Aquí).

                                                                                   ¿EL ALMA ES INMORTAL?
“Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.” Génesis‬ ‭2:7‬ ‭
Ser viviente o alma, del hebreo נֶפֶשׁ (néfesh), el alma es la persona en si, en toda su entereza. La Biblia dice que somos un alma, No que tenemos un alma. La Unión del el polvo de la tierra con el aliento de vida es un alma o ser viviente.
La palabra “néfesh” tiene una diversidad de significados: Como aliento (Job 41: 21); vida (1 Reyes 17: 21; 2 Samuel 18: 13.); corazón, como sede de los sentimientos (Génesis 34: 3; Cantares 1: 7); ser viviente (o persona) (Génesis 12: 5; 36: 6; Levítico 4: 2) y para hacer resaltar un pronombre personal (Salmo 3: 2; 1 Samuel 18: 1), y en ningún caso se dice que sea inmortal. La inmortalidad es exclusiva de Dios, solo Dios posee inmortalidad (1 Timoteo 1:17; 6:16). Los hijos de Dios buscan la inmortalidad en Cristo (Romanos 2:7). Por consiguiente la Biblia SI dice que el alma es mortal (Ezequiel 18:4).
La doctrina que el alma es inmortal, es una de las más diabólicas que existe en el mundo Cristiano, nació con la mentira del diablo a Eva “no moriréis” (Génesis 3:3), y esta doctrina es la que prepara el camino para el espiritismo (Apocalipsis 16:13-14), y para la venida del anticristo (2 Tesalonicenses 2:9-12).

Autor: Rafael Díaz
Escritor Adventista

HA CAMBIADO EL DÍA DE REPOSO EN EL NUEVO TESTAMENTO?

Millones de cristianos fieles asisten a la iglesia cada domingo, el primer día de la semana. Lo hacen creyendo que en algún lado. de algún modo, alguien cambió el día de adoración. Puede ser eso, o no están consciente de que Dios colocó aparte el día séptimo, y no el primer día de la semana como día santo. 
Es cierto, se ha hecho un cambio.
Pero, por quien?. Nosotros descubrimos que Dios hizo el sábado durante la primera semana de la creación. Lo apartó para tener una cita semanal, entre Dios y el hombre, como una bendición, descansó, una cita entre dos que se aman, por así decirlo (Dios y el hombre).
Si Dios cambió de opinión acerca de esa cita especial con nosotros, no hubiera registrado ese cambio tan trascendente en la Biblia?
Hay ocho textos en el nuevo testamento que mencionan el primer día de la semana. Veamolos con cuidado:
Mateo 28:1
Marcos 16:1,2
Marcos 16:9
Lucas 24:1
Juan 20:1
Juan 20:19
Hechos 20:7-8
I Corintios 16: 1-2
Los primeros cinco textos sencillamente mencionan que las mujeres fueron temprano al sepulcro en la mañana de la resurrección de Jesús.
Ahora busque Juan 20:19 en su Biblia. Nos dice que Jesús apareció a los discípulos más tarde en el día de la resurrección. Se dice que el motivo por el cual estaban juntos era "por miedo a los Judíos".
Ellos tenían miedo. No podían decir cuando los Judíos los tomarían y los tratarían igual que a su Maestro. Ellos estaban escondiéndose. Habían contemplado a su amado maestro morir el viernes. Ellos "regresaron y prepararon especias aromáticas y ungüentos y reposaron el sábado conforme al mandamiento". Lucas 23:56. Y ahora ellos estaban escondidos "por miedo de los Judíos". Juan 20:19.
No se menciona ningún cambio.
El séptimo texto en Hechos 20:7,8 dice " Y el primer día de la semana, juntos los discípulos a partir el pan, Pablo les enseñaba, habiendo de partir al día siguiente, y alargó su discurso hasta la media noche. Y había muchas lámparas en el aposento alto donde estaban juntos".
Esta fue una reunión nocturna, la parte oscura del primer día de la semana. En el registro bíblico la oscuridad va antes del día, o luz.
Génesis 1:5, "y llamó Dios a la luz día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día"la parte oscura apareció primero.
La Biblia registra que el día va de puesta de sol a puesta de sol.
​El séptimo dia inicia a la puesta de sol del viernes. Y el primer día empieza a la puesta de sol del sábado.
Pablo estaba reunido con sus amigos en la noche del primer día de la semana, Sábado de noche. Era una reunión de despedida. El predicó hasta la media noche, cuando el pobre Eutico se cayó de la ventana (Hechos 20:9)
Podemos imaginarnos el alivio que sintieron cuando supieron que Dios le devovió la vida. El verso once dice que hablaron hasta el amanecer, y entonces Pablo partió. El verso trece dice que Pablo pasó el domingo viajando a Asón.
Aquí tampoco se registra nada que mencione un cambio del sábado.
La Nueva Versión en Inglés traduce este texto: "El sábado de noche, en la reunión del partimiento del pan, Pablo, quien iba a viajar el próximo día, les habló hasta la media noche" Hechos 20:7.
El último texto que menciona el primer día de la semana es I Corintios 16:1-2.
Dice "En cuanto a la colecta para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. "Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas.". el verso cuatro dice que llevaría las ofrendas a Jerusalén. Como había hecho en Galacia, así también pide Pablo que se haga en Corinto. una colecta para los pobres de Jerusalen. El versículo no habla de un servicio de iglesia, sino que "cada uno debía apartar". El principio de la semana, era el mejor tiempo para guardar algo de dinero porque después podía ser gastado.!Es cierto también en nuestros días!. Pablo pidió esto "para que no hubiera colectas cuando él llegara" I Corintios 16:2.    
En esa época los cristianos estaban sufriendo dificultades (estrecheces) en Jerusalen, y Pablo iba por las iglesias haciendo colectas para ellos. (Así deberíamos hacerlo nosotros hoy en día). 
En ese texto tampoco aparece nada acerca de un cambio del sábado al domingo hecho por Dios.
Concerniente al culto, cual era la costumbre de Pablo?
Dice así:
"Y como acostumbraba Pablo, fue a la sinagoga, y por 3 sábados razonó con ellos de las escrituras". Hechos 17:2 NRV
​Jesús como nuestro ejemplo también tuvo la costumbre de asistir a la iglesia en sábado, el séptimo día. Lucas 4:16"en el día de reposo entró en la sinagoga, conforme a su costumbre, y se levantó a leer".
 

EL PADRE DEL DOMINGO

A principios del siglo IV el emperador Constantino expidió un decreto que hacía del domingo un día de fiesta pública en todo el Imperio Romano. El día del sol fue reverenciado por sus súbditos paganos y honrado por los cristianos; pues era política del emperador conciliar los intereses del paganismo y del cristianismo que se hallaban en pugna. Los obispos de la iglesia, inspirados por su ambición y su sed de dominio, le hicieron obrar así, pues comprendieron que si el mismo día era observado por cristianos y paganos, estos llegarían a aceptar nominalmente el cristianismo y ello redundaría en beneficio del poder y de la gloria de la iglesia. Pero a pesar de que muchos cristianos piadosos fueron poco a poco inducidos a reconocer cierto carácter sagrado al domingo, no dejaron de considerar el verdadero sábado como el día santo del Señor ni de observarlo en cumplimiento del cuarto mandamiento. – {CS 50.4}
El 7 de marzo del año 321 d. de JC., el emperador romano Constantino impuso por ley el descanso en el día del sol en todo el estado romano. Este decreto decía:
“Que todos los jueces, y todos los habitantes de la ciudad, y todos los mercaderes y artesanos descansen en el venerable día del sol. Empero que los labradores atiendan con plena libertad al cultivo de los campos; ya que acontece a menudo que ningún otro día es tan adecuado para la siembra del grano o para plantar la viña; de aquí que no se deba dejar pasar el tiempo favorable concedido por el cielo.” - E.G. de White, El Conflicto de los Siglos, Apéndice, p. 739.
El domingo fue declarado día de reposo el 7 de marzo del 321 sustituyendo así el sábado por el domingo, en el cual los mercados permanecerían cerrados, así como las oficinas públicas (excepto para el propósito de la liberación de esclavos). No había restricciones para el trabajo en las granjas.
Como el mandato real no parecía substituir de un modo suficiente la autoridad divina, Eusebio, obispo que buscó el favor de los príncipes y amigo íntimo y adulador especial de Constantino, aseveró que Cristo había transferido el día de reposo del sábado al domingo. No se pudo aducir una sola prueba de las Santas Escrituras en favor de la nueva doctrina. Eusebio mismo reconoce involuntariamente la falsedad de ella y señala a los verdaderos autores del cambio. “Nosotros hemos transferido al domingo, día del Señor—dice—todas las cosas que debían hacerse en el sábado.”—Roberto Cox, Sabbath Laws and Sabbath Duties, 538. Pero por infundado que fuese el argumento en favor del domingo, sirvió para envalentonar a los hombres y animarlos a pisotear el sábado del Señor. Todos los que deseaban ser honrados por el mundo aceptaron el día festivo popular.
​– {CI 57.2}
La conversión nominal de Constantino, a principios del siglo cuarto, causó gran regocijo; y el mundo, disfrazado con capa de rectitud, se introdujo en la iglesia. Desde entonces la obra de corrupción progresó rápidamente. El paganismo que parecía haber sido vencido, vino a ser el vencedor. Su espíritu dominó a la iglesia. Sus doctrinas, ceremonias y supersticiones se incorporaron a la fe y al culto de los que profesaban ser discípulos de Cristo. – {CS 47.2}
                                                                                                                                                                  Recopilación por Rafael Díaz

"ANTES DE QUE EL HIJO DEL HOMBRE APAREZCA EN LAS NUBES DEL CIELO TODO ESTARÁ CONVULSIONADO EN LA NATURALEZA. RAYOS DEL CIELO UNIDOS CON EL FUEGO INTERNO DE LA TIERRA HARÁN QUE LAS MONTAÑAS ARDAN COMO UN HORNO Y QUE HAGAN FLUIR SUS TORRENTES DE LAVA SOBRE ALDEAS Y CIUDADES. MASAS DE ROCAS DERRETIDAS, ARROJADAS DENTRO DEL AGUA POR EL SOLEVANTAMIENTO DE COSAS OCULTAS DENTRO DE LA TIERRA, HARÁN QUE HIERVA EL AGUA Y DESPIDA ROCAS Y TIERRA. HABRÁ FORMIDABLES TERREMOTOS Y GRAN DESTRUCCIÓN DE VIDAS HUMANAS." - COMENTARIO BÍBLICO ADVENTISTA 7:958 (1907). EUD 25.
​EL ESPÍRITU REFRENADOR DE DIOS SE ESTÁ RETIRANDO AHORA MISMO DEL MUNDO. LOS HURACANES, LAS TORMENTAS, LAS TEMPESTADES, LOS INCENDIOS Y LAS INUNDACIONES, LOS DESASTRES POR TIERRA Y MAR, SE SIGUEN EN RÁPIDA SUCESIÓN. LA CIENCIA PROCURA EXPLICAR TODO ESTO. MENUDEAN EN DERREDOR NUESTRO LAS SEÑALES QUE NOS DICEN QUE SE ACERCA EL HIJO DE DIOS, PERO SON ATRIBUIDAS A CUALQUIER CAUSA MENOS LA VERDADERA. LOS HOMBRES NO PUEDEN DISCERNIR A LOS ÁNGELES QUE COMO CENTINELAS REFRENAN LOS CUATRO VIENTOS PARA QUE NO SOPLEN HASTA QUE ESTÉN SELLADOS LOS SIERVOS DE DIOS; PERO CUANDO DIOS ORDENE A SUS ÁNGELES QUE SUELTEN LOS VIENTOS, HABRÁ UNA ESCENA DE CONTIENDA QUE NINGUNA PLUMA PUEDE DESCRIBIR. {CPI 625.2}
SI PUDIESE DESCORRERSE EL TELÓN, Y PUDIESEIS DISCERNIR LOS PROPÓSITOS DE DIOS Y LOS JUICIOS QUE ESTÁN POR CAER SOBRE UN MUNDO CONDENADO, SI PUDIESEIS VER VUESTRA PROPIA ACTITUD, TEMERÍAIS Y TEMBLARÍAIS POR VUESTRAS PROPIAS ALMAS Y POR LAS ALMAS DE VUESTROS SEMEJANTES. HARÍAIS ASCENDER AL CIELO FERVIENTES ORACIONES CON CORAZÓN ANGUSTIADO. LLORARÍAIS ENTRE EL PÓRTICO Y EL ALTAR, CONFESANDO VUESTRA CEGUERA ESPIRITUAL Y APOSTASÍA.
 AL PAR QUE SE HACE PASAR ANTE LOS HIJOS DE LOS HOMBRES COMO UN GRAN MÉDICO QUE PUEDE CURAR TODAS SUS ENFERMEDADES, SATANÁS PRODUCIRÁ ENFERMEDADES Y DESASTRES AL PUNTO QUE CIUDADES POPULOSAS SEAN REDUCIDAS A RUINAS Y DESOLACIÓN. AHORA MISMO ESTÁ OBRANDO. EJERCE SU PODER EN TODOS LOS LUGARES Y BAJO MIL FORMAS: EN LAS DESGRACIAS Y CALAMIDADES DE MAR Y TIERRA, EN LAS GRANDES CONFLAGRACIONES, EN LOS TREMENDOS HURACANES Y EN LAS TERRIBLES TEMPESTADES DE GRANIZO, EN LAS INUNDACIONES, EN LOS CICLONES, EN LAS MAREAS EXTRAORDINARIAS Y EN LOS TERREMOTOS. DESTRUYE LAS MIESES CASI MADURAS Y A ELLO SIGUEN LA HAMBRUNA Y LA ANGUSTIA; PROPAGA POR EL AIRE EMANACIONES MEFÍTICAS Y MILES DE SERES PERECEN EN LA PESTILENCIA. ESTAS PLAGAS IRÁN MENUDEANDO MÁS Y MÁS Y SE HARÁN MÁS Y MÁS DESASTROSAS. LA DESTRUCCIÓN CAERÁ SOBRE HOMBRES Y ANIMALES. “LA TIERRA SE PONE DE LUTO Y SE MARCHITA,” “DESFALLECE LA GENTE ENCUMBRADA DE LA TIERRA. LA TIERRA TAMBIÉN ES PROFANADA BAJO SUS HABITANTES; PORQUE TRASPASARON LA LEY, CAMBIARON EL ESTATUTO, Y QUEBRANTARON EL PACTO ETERNO.” ISAÍAS 24:4, 5 (VM). {CI 72.1}
Y LUEGO EL GRAN ENGAÑADOR PERSUADIRÁ A LOS HOMBRES DE QUE SON LOS QUE SIRVEN A DIOS LOS QUE CAUSAN ESOS MALES. LA PARTE DE LA HUMANIDAD QUE HAYA PROVOCADO EL DESAGRADO DE DIOS LO CARGARÁ A LA CUENTA DE AQUELLOS CUYA OBEDIENCIA A LOS MANDAMIENTOS DIVINOS ES UNA RECONVENCIÓN PERPETUA PARA LOS TRANSGRESORES. SE DECLARARÁ QUE LOS HOMBRES OFENDEN A DIOS AL VIOLAR EL DESCANSO DEL DOMINGO; QUE ESTE PECADO HA ATRAÍDO CALAMIDADES QUE NO CONCLUIRÁN HASTA QUE LA OBSERVANCIA DEL DOMINGO NO SEA ESTRICTAMENTE OBLIGATORIA; Y QUE LOS QUE PROCLAMAN LA VIGENCIA DEL CUARTO MANDAMIENTO, HACIENDO CON ELLO QUE SE PIERDA EL RESPETO DEBIDO AL DOMINGO Y RECHAZANDO EL FAVOR DIVINO, TURBAN AL PUEBLO Y ALEJAN LA PROSPERIDAD TEMPORAL. Y ASÍ SE REPETIRÁ LA ACUSACIÓN HECHA ANTIGUAMENTE AL SIERVO DE DIOS Y POR MOTIVOS DE LA MISMA ÍNDOLE: “Y SUCEDIÓ, LUEGO QUE ACAB VIÓ A ELÍAS, QUE LE DIJO ACAB: ¿ESTÁS TÚ AQUÍ, PERTURBADOR DE ISRAEL? A LO QUE RESPONDIÓ: NO HE PERTURBADO YO A ISRAEL, SINO TÚ Y LA CASA DE TU PADRE, POR HABER DEJADO LOS MANDAMIENTOS DE JEHOVÁ, Y HABER SEGUIDO A LOS BAALES.” 1 REYES 18:17, 18 (VM). CUANDO CON FALSOS CARGOS SE HAYA DESPERTADO LA IRA DEL PUEBLO, ÉSTE SEGUIRÁ CON LOS EMBAJADORES DE DIOS UNA CONDUCTA MUY PARECIDA A LA QUE SIGUIÓ EL APÓSTATA ISRAEL CON ELÍAS. {CI 72.2}
 "ESTÁ MUY CERCA EL MOMENTO EN QUE HABRÁ EN EL MUNDO UNA TRISTEZA QUE NINGÚN BÁLSAMO HUMANO PODRÁ DISIPAR. SE ESTÁ RETIRANDO EL ESPÍRITU DE DIOS. SE SIGUEN UNOS A OTROS EN RÁPIDA SUCESIÓN LOS DESASTRES POR MAR Y TIERRA. ¡CON CUÁNTA FRECUENCIA OÍMOS HABLAR DE TERREMOTOS Y CICLONES, ASÍ COMO DE LA DESTRUCCIÓN PRODUCIDA POR INCENDIOS E INUNDACIONES, CON GRAN PÉRDIDA DE VIDAS Y PROPIEDADES! APARENTEMENTE ESTAS CALAMIDADES SON ESTALLIDOS CAPRICHOSOS DE LAS FUERZAS DESORGANIZADAS Y DESORDENADAS DE LA NATURALEZA, COMPLETAMENTE FUERA DEL DORMINIO HUMANO; PERO EN TODAS ELLAS PUEDE LEERSE EL PROPÓSITO DE DIOS. SE CUENTAN ENTRE LOS INSTRUMENTOS POR MEDIO DE LOS CUALES ÉL PROCURA DESPERTAR EN HOMBRES Y MUJERES UN SENTIDO DEL PELIGRO QUE CORREN" {PROFETAS Y REYES PÁG 207.1}. 


                                                                                                                                                                                                  ELLEN G. WHITE.

Textos controvertidos.

                                             ¿DE CUALES SÁBADOS HABLA COLOSENSES 2:16?

 

Por muchas décadas se ha usado Colosenses 2:16 para enseñar que el sábado quedó abolido con la muerte de Cristo.

Pero un estudio serio del texto notaremos que Pablo no está hablando del sábado de los Diez Mandamientos, y tampoco de comer comidas inmundas como muchos lo han tratado de enseñar, sino de otros sábados y de comidas que se ofrecían con los sacrificios en el santuario.

La palabra para sábados que usa Pablo aquí es Gr. “sábbata” es sentido plural, de estos sábados que menciona Pablo aquí eran sábados ceremoniales que podían caen en cualquier día de la semana, y están relacionados con las fiestas o santas convocaciones que celebraba el pueblo de Israel. La pascua tenía un sábado ceremonial (Levítico 23:3), la fiesta de los panes sin levadura tenía otro sábado (Levítico 23:7), la fiesta de Pentecostés tenía otro sábado (Levítico 23:21), la fiesta de las trompetas tenía dos sábados, uno al principio y otro al final (Levítico 23:25,28) y la fiesta de tabernáculos (Levítico 23:35).

Por otro lado, si Pablo hubiese estado hablando del sábado de los Diez Mandamientos o Séptimo Día de la semana, hubiese usado la palabra Gr. “sábbaton” o sábado en singular, es evidente que Pablo se refiere a los sábados ceremoniales según el contexto.

Hablando de Colosenses 2:16 un ministro y comentador presbiteriano Albert Barnes afirma que Pablo nunca estaba hablando aquí de los Diez Mandamientos, sino de otros sábados.

"En este pasaje no hay evidencia alguna de que él [Pablo] enseñe que no había obligación de observar ningún día como sagrado, pues no hay ni la más mínima razón para creer que quería enseñar que uno de los Diez Mandamientos había cesado de ser obligatorio para la humanidad. Si Pablo hubiera usado la palabra en número singular, 'sábado', entonces sería claro, por supuesto, que quería enseñar que el [cuarto] mandamiento había dejado de ser obligatorio y que el sábado ya no debía guardarse. Pero el uso de la palabra en número plural y su conexión, demuestran que Pablo estaba pensando en los numerosos días que eran observados por los hebreos como fiestas, como una parte de su ley típica y ceremonial, y no en la ley moral o Diez Mandamientos. De ninguna parte de la ley moral, de ninguno de los Diez Mandamientos podría decirse que 'es sombra de lo porvenir'. Estos mandamientos son, por la naturaleza de la ley moral, de perpetua y universal obligación" (Notes on New Testament, t. 7, p. 267).

Es claro que el sábado del cuarto Mandamiento jamás fue abolido con la muerte de Cristo, y que sigue vigente igual que los otros nueve mandamientos de la ley de Dios. Jesus lo enfatizó:

“»No crean que vine a quitar la ley ni a decir que la enseñanza de los profetas ya no vale. Al contrario: vine a darles su verdadero valor. Yo les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni siquiera un punto o una coma se quitará de la ley, hasta que todo se cumpla. Por eso, si alguien no obedece uno solo de los mandatos de Dios, aun el menos importante, será la persona menos importante en el reino de Dios. Lo mismo le sucederá al que enseñe a otros a desobedecer. Pero el que obedezca los mandamientos y enseñe a otros a obedecerlos, será muy importante en el reino de Dios.”

                                                                                                                                                                            San Mateo 5:17-19 TLA

¿CRISTO ES EL FIN DE LA LEY?

«porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree.» Romanos 10:4 RVR1960

Cita preferida de los que atacan los mandamientos de Dios, un estudio superficial de esta cita se podría decir que Pablo está diciendo que la ley término con la muerte de Cristo.

El problema de la gente que lee mal a Pablo, es por no tener conocimiento exegetico y gramatical de las palabras.

La palabra "fin" aquí se podría entender mal si no se estudia el significado original de la palabra, en griego la palabra es [télos], que podría traducirse "objetivo, meta o propósito", esto significa que el objetivo de la ley es conducirnos a Cristo para ser justificados, en ningún momento se debe de entender que [télos] significa que la ley caduco o dejo de existir, esto seria sacar de contexto las palabras del apóstol. Pablo lo que está diciendo que la función de la ley es conducirnos a Cristo para ser justificados por el.

De manera que la ley ha sido nuestro ayo, para llevarnos a Cristo, a fin de que fuésemos justificados por la fe.»Gálatas 3:24 RVR1960

Por otro lado decir que aquí Pablo está hablando de la caducidad de los Diez Mandamientos sería un gran error, porque contradice otras partes de sus cartas.

“¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley.” Romanos 3:31 RVR1960

“De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.” Romanos 7:12 RVR1960

“¿Qué diremos, pues? ¿La ley es pecado? En ninguna manera. Pero yo no conocí el pecado sino por la ley; porque tampoco conociera la codicia, si la ley no dijera: No codiciarás.” Romanos 7:7 RVR1960

Como vemos, solo es de respetar el contexto y profundizar un poco más. La ley de Dios es eterna e inmutable (Salmo 119:142). Un gobierno sin ley no puede sostenerse, por lo tanto está enseñanza que sostiene que la ley término en la cruz de calvario, es otra de las mentiras de Satanás.

                                                                                                                          Autor: Rafael Diaz:Laico Adventista del Séptimo Día

                                        LOS DOS GRANDES MANDAMIENTOS Y SU SIGNIFICADO

 

Muchos protestantes sostienen que los dos grandes mandamientos vinieron a ocupar el lugar de los Diez Mandamientos, pero esto sería sacar de contexto las Palabras de Jesús.

Los dos grandes mandamientos mencionados por Jesús en (Mateo 22:37-39), solo era una repetición de la ley y los profetas (Mateo 22:40), estos mismos mandamientos están en (Levitico 19:18; Deuteronomio 6:4-5). Jesús al enseñar estos mandamientos, NO estaba dando nuevos mandamientos, más bien repetía lo que los fariseos seguramente conocían.

La ley y los profetas estaban divididos en estos dos mandamientos. Los mandamientos de la primera tabla que son cuatro, tienen que ver con el amor hacia Dios (Éxodo 20:3-11). Mientras que los seis mandamientos de la segunda tabla de la ley, tiene que ver con amor al prójimo (Éxodo 20:12-17), esto lo enfatiza Pablo en (Romanos 13:8-10).

Esto significa que Jesús al mencionar estos dos grandes mandamientos, estaba resumiendo los Diez, NO quitándolos NI cambiándolos, el verso 40 dice “de estos dos mandamientos depende” La palabra “dependen” viene del griego “κρεμάννυμι (kremánnumi)” que significa colgar. O sea Cristo está diciendo aquí, que toda la ley cuelga de estos dos grandes mandamientos, en otras palabras están incluidos los Diez en estos dos. ¡La Biblia se explica sola!.

Autor: Rafael Diaz / Escritor Adventista

Suscríbete a mi canal https://youtu.be/gEMM182eUMQ

Otra de las citas que se sacan de contexto, y la tuercen muchos Cristianos, supuestamente para enseñar que Pablo dice que los Diez Mandamientos son del Antiguo Pacto es (2 Corintios 3:6-8).

Estas palabras poseen su contexto, al leer todo el capítulo, nótanos que Pablo presenta el problema espiritual de Israel y los judíos (2 Corintios 3:14), esto es cuando leían los Escritos de Moisés y la ley en tablas de piedra. Este problema es que solo veían la ley de una manera superficial y solo de letra, sin ver a Cristo reflejado en esa ley (Juan 5:46-47). En este contexto Pablo dice que la letra mata (2 Corintios 3:6), Para Pablo excluir a Cristo de esa ley, eso es un ministerio de muerte, la ley NO sirve de nada si no se aplica en el corazón.

Siempre el plan de Dios fue gravar sus leyes en la mente y el corazón de Israel (Jeremías 31:33; Hebreos 8:8-10), pero Israel por su ceguera espiritual NO veían este espíritu de la ley (2 Corintios 3:14), esto los llevó a no ver la función primordial de los sacrificios y los ritos (2 Corintios 3:13), y eran de señalar a Cristo como el verdadero cordero (Juan 1:29; Hebreos 10:1-6). Entonces aquí notamos perfectamente el tema central de Pablo en esta carta, y es presentar a Cristo como el centro de la ley. Mientras que muchos protestantes han sacado de contexto las palabras de Pablo (II Pedro 3:16).

Autor: Rafael Díaz/ Escritor Adventista

Mira el video https://youtu.be/7Bd0-mn7PDs

8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos.

9 Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos?

10 El les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare,

11 y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos?

12 Entonces él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí.

13 Fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.

14 Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

15 Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!

16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.

17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;

18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.

19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.

20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama. Lucas 22:8-20

Juan 6:54: El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero

                                                             LAS DOS LEYES EN LA BIBLIA

 

En la Biblia claramente se presentan dos leyes, aunque la palabra ley, estatutos o ordenanzas significa “Torah”, pero dentro de la “Torah” habían leyes provisorias y locales solo para Israel, a estas leyes se le conocen leyes ceremoniales o rituales. Pero también habían leyes morales y universales, o sea para todo el mundo, la ley moral regían la conducta del pueblo, lo que se le conoce como la ley de los Diez Mandamientos.

 

Cada una de estas leyes tenía una función diferente, el objetivo de la ley ritual o ceremonial era señalar al Mesías como la única solución al pecado (Genesis 3:21; Juan 1:29; Levítico 4:1-4), mientras que la ley moral o Diez Mandamientos era para señalar el pecado (1Juan 3:4; Romanos 3:20; 7:7), cada una de estas leyes tenía una función diferente.

 

Con la muerte de Cristo lo que fue abolido fueron las leyes ceremoniales y ritos, (Hebreos 10:1-5; Colosenses 2:11-16), pero no los Diez Mandamientos (Mateo 5:17-19; Romanos 3:31; 7:12), esta ley es eterna e inmutable (Salmo 119:142), y esta es una característica de la iglesia verdadera, guardar los mandamientos (Apocalipsis 14:12), esta es la razón de porque Satanás odia a esta iglesia (Apocalipsis 12:17).

 

"Muchos en el mundo cristiano también tienen un velo delante de sus ojos y su corazón. No ven con claridad lo que fue abolido. No ven que fue únicamente la ley ceremonial la que fue abrogada a la muerte de Cristo. Pretenden que la ley moral fue clavada a la cruz. Es denso el velo que oscurece su entendimiento".– {1MS 281.3}

 

                                                                                                                                                       Por Rafael Díaz/ Escritor Adventista

Es sofistería de Satanás la idea de que la muerte de Cristo introdujo la gracia para ocupar el lugar de la ley. La muerte de Jesús no modificó ni anuló ni menoscabó en el menor grado la ley de los Diez Mandamientos. Esa preciosa gracia ofrecida a los hombres por medio de la sangre del Salvador, establece la ley de Dios. Desde la caída del hombre, el gobierno moral de Dios y su gracia son inseparables. Ambos van de la mano a través de todas las dispensaciones. “La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la paz se besaron”. Salmos 85:10. – {FO 29.2}

Comentarios de nuestros visitantes.

He leído todo esto, es tan completo, mil gracias por compartir, tiene tanto sobre la santa ley de Dios, quiero aprender más, por favor, ayúdeme para poder unirme a su página.

Esa página es todo un éxito.

El camino a Cristo.jpg
Concordancia.jpg
santa biblia.jpg

Escucha toda la Biblia (Aquí)..

La Biblia Responde.jpg

Las 64 preguntas que hacen más frecuentemente los estudiantes de la Biblia.

Descargue "La Biblia Responde" totalmente gratis (Aquí).

El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado.                                Marcos 16:16.
Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él.                                                                                             Mateo 3:16
sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.                                                                                                                        Colosenses 2:12
porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos.                                      Gálatas 3:27
Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva.                                             Romanos 6:4
¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte?                                                                                                                                                                                               Romanos 6:3
un Señor, una fe, un bautismo,                                                                                                                                  Efesios 4:5

y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo?

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.

Y le hablaron la palabra del Señor a él y a todos los que estaban en su casa.

Y él, tomándolos en aquella misma hora de la noche, les lavó las heridas; y en seguida se bautizó él con todos los suyos.

Y llevándolos a su casa, les puso la mesa; y se regocijó con toda su casa de haber creído a Dios.

                                                                                                                                                                           Hechos 16:30-34

Antes de su venida, predicó Juan el bautismo de arrepentimiento a todo el pueblo de Israel.                     Hechos 13:24

Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?

Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Jesús. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días.                                                                                                                                                                                               Hechos 10:47-48

Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.                                                                                                                                                                                         Hechos 9: 17-18

Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.

Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado?

Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Jesucristo es el Hijo de Dios.

Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó.

Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino.                                                                                                                                                               Hechos 8:35-39
Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.
                                                                                                                                                                                 Hechos 22:16

                     ¿QUÈ ES EL "INFIERNO”? HE AQUÍ LA VERDAD.

Analicemos pues el infierno en sus diferentes características: su naturaleza y destino original; su propósito y resultados; su duración; el tiempo en que realizará su obra.La palabra “Infierno”, que se utiliza en el Antiguo Testamento, ha sido traducida del vocablo hebreo Sheól, que significa literalmente “sepulcro”, “sepultura”, “huesa”, “abismo”, “fosa”. Esta voz hebrea ha sido traducida en decenas de pasajes del Antiguo Testamento como “sepulcro”, y unas pocas veces ha sido vertida como “para expresar la idea de una sepultura, sepulcro o cementerio. (Gé 23:7-9; Jer 8:1; 26:23.) De manera similar, el término relacionado qevu·ráh puede referirse a una sepultura en la tierra o a una tumba excavada en la roca. (Gé 35:20; 1Sa 10:2.)
La palabra común para sepulcro en griego es tá·fos (Mt 28:1), relacionada con un verbo (thá·ptō) que significa “enterrar”. (Mt 8:21, 22.) El término mnḗ·ma (Lu 23:53) se refiere a una tumba, y mnē·méi·on (Lu 23:55), a una tumba traducida infierno”.
Pero en estos casos, así como los anteriores, no significa sino ‘sepulcro”, o “sepultura”.
En el Nuevo Testamento, “Infierno” responde a dos vocablos griegos. El primero es Hádes, que significa literalmente “sepulcro”, o “muerte”. El segundo es Gehénna, nombre dado primeramente al valle de Hinnón, al sur de Jerusalén donde se echaban los desperdicios y además los cadáveres de los animales y también de los maliantes, que eran quemados en ese lugar.
Dejando de lado todos los pasajes en que la palabra responde al original Sheól-Hádes, casos en los cuales no tiene otro sentido que “estado de muerte” o “sepulcro”, analicemos los lugares en que el original se emplea la voz griega Gehénna. En ellos, la palabra “Infierno” designa un lugar especial en que los que hayan rechazado la misericordia de Dios serán destruidos por el fuego. Así por ejemplo, en el Sermón del Monte, Jesús advierte sobre las funestas consecuencias de guardar enojo y rencor en el corazón, con estas palabras: “Pero yo os digo, cualquiera que se enoje con su hermano, será culpado del juicio. Cualquiera que diga a su hermano: “Imbécil” será culpado ante el sanedrín. Y cualquiera que le diga: ‘Fatuo’~ estará en peligro del fuego del infierno.” (Mt. 5: 22).
Aquí se establece que el infierno será a base de fuego, y que tendrá por propósito castigar al pecador.
Lo mismo se advierte en este otro pasaje: “Si tu ojo te fuere ocasión de caer sácalo y échalo de ti: mejor te es entrar con un solo ojo en la vida, que teniendo dos ojos y ser echado en el infierno de fuego.” (Mt. 18: 9). En confirmación de estos pasajes, en Apoc. 20: 15 leemos que: “el que no fue hallado escrito en el Libro de la Vida, fue lanzado en el lago de fuego.” Aquí se da un nombre distinto al castigo final de los perdidos, denominándose “Lago de Fuego” a lo que en Mateo 5 el Señor llama “Infierno de Fuego".
Es de interés sin embargo recordar que ese infierno nunca fue hecho para los seres humanos. Su propósito original fue destruir a los seres celestiales que se rebelaron contra el gobierno de Dios y provocaron toda la tragedia de este mundo: al diablo y sus ángeles o demonios. Así lo declara el Nuevo Testamento al relatar las palabras que el Maestro les dirá en el día de ajuste final de cuentas a los que no hayan permitido que el Evangelio los librara del pecado: “Entonces dirá a los de la izquierda: ‘Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles. “(Mateo 25: 41).
No existe un lugar definido del universo en el cual en este momento estén ardiendo los pecadores. El infierno de la Biblia, el lago de fuego y azufre que terminará con la rebelión y el pecado, estará constituido por nuestro propio planeta, cuyos elementos serán abrasados y se fundirán, al final de los tiempos, cuando llegue la hora en que Dios ejecute sentencia. Así lo establece la Segunda Epístola de Pedro al decir: “y los cielos y la tierra de ahora son conservados por la misma Palabra, guardados para el fuego del día del juicio, y de la destrucción de los hombres impíos.” (2 Pedro 3: 7).
Nótese que la tierra y los cielos atmosféricos que la rodean, están reservados para el día del juicio, en que serán destruidos por fuego, juntamente con los hombres impíos. Este concepto se halla más aclarado en los pasajes siguientes del mismo capítulo: “Pero el día del Señor vendrá como ladrón. Entonces los cielos desaparecerán con gran estruendo; los elementos serán destruidos por el fuego, y la tierra y todas sus obras serán quemadas. Siendo que todo será destruido, ¿qué clase de personas debéis ser en santa y piadosa conducta, esperando y acelerando la venida del día de Dios? En ese día los cielos serán encendidos y deshechos, y los elementos se fundirán abrasados por el fuego.” (2 Pedro 3: 10-12). Insiste el apóstol en que toda esta labor destructiva se hará “en el día del juicio”, “el día del Señor”, “el día de Dios”.
Mal podrían los pecadores estar ardiendo en estos momentos en las torturantes llamas de un infierno actual -fruto de la fantasía y los dogmas populares- cuando la misma Escritura establece la inconsciencia total y absoluta de los muertos
(Jn. 11: 11; Ecl. 9: 5, 6; Salmos 146: 4), hasta el día de la resurrección, en que recibirán el pago conforme a sus obras (Jn. 5: 28, 29).

                                                                           Hay un infierno eterno?
¿Qué duración tiene el castigo eterno del infierno? ¿Por cuánto tiempo continuará ardiendo la tierra y quemándose los pecadores?
Ese infierno dura tan sólo mientras realiza su obra triste pero necesaria de purificar la tierra por el fuego y destruir a Satanás, origen de todo engaño, pecado y dolor, a sus ángeles secuaces, y a los seres humanos que, desoyendo los llamados de la misericordia de Dios, prefirieron aferrarse al pecado rechazando el plan de gratuita salvación por Cristo Jesús.
Tres expresiones aparentemente arduas:
A) Fuego inextinguible; fuego que nunca se apaga: (Mt. 3:12; Lc. 3:17; Mr. 9: 44).
Estos versículos hablan del fuego que devorará a los impíos, y usan una mera figura literaria, una hipérbole, que no puede entenderse literalmente, sino que es menester interpretarla en función de todo el conjunto de declaraciones bíblicas que tratan del mismo problema.
Ese fuego que “nunca se apaga”, se apagará sin embargo cuando haya cumplido su obra de consumir y destruir a Satanás y sus ángeles, a todos los impíos y la tierra entera con sus elementos. Así pues, la tierra que estaba ardiendo, Juan la vio por fin transformada en un precioso vergel. El “fuego que nunca se apaga” mientras tenga algo que quemar, se habrá apagado.
B) “Fuego eterno; tormento eterno”: (Mt. 18: 8; Mt. 25: 46).
La palabra “eterno” y la expresión para siempre” no denotan en todos los casos -en la Biblia- duración ilimitada. Por ejemplo, en el libro de Éxodo, al hablarse del sistema de servidumbre entre los hebreos, se estableció que a los 7 años prefería quedar voluntariamente con su amo y no aprovechar la franquicia de su liberación gratuita, seria “siervo para siempre” (Ex. 21: 2-6).
Pero en Levítico 25: 39-4 1, se establece que toda servidumbre cesa automáticamente en el año del Jubileo; de manera que para “siempre” no implica perpetuidad.
El profeta Jonás se refiere al tiempo que estuvo en el vientre de un pez con estas palabras: “La tierra echó sus cerraduras sobre mí para siempre “. Pero a renglón seguido dice: “Más tú sacaste mi vida de la sepultura, oh Jehová, Dios mío” (Jonás 2: 6-7). De manera que otra vez la expresión “para siempre” denota un tiempo muy limitado.
En Judas leemos lo siguiente sobre el castigo de los ángeles caídos: “También a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha reservado en oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día.” (Judas 6).
De igual manera el mismo Judas dice en el versículo 7 que las corrompidas ciudades de Sodoma y Gomorra “sufrieron el castigo del fuego eterno, y fueron puestas por ejemplo.” Aquí se alude al fuego que Dios hizo descender del cielo y que consumió a esas ciudades, y no al fuego del juicio venidero, pues Jesús, al hablar del castigo definitivo de Sodoma y Gomorra habla en futuro (Mt. 10: 15). Mas lo interesante es que el fuego que consumió a Sodoma y Gomorra y al que la Biblia llama “eterno”, hace rato que ya no arde. Otra vez se advierte que la palabra “eterno” no denota en estos casos duración ilimitada.
¿Qué son entonces el “fuego eterno” y el “tormento eterno”? son un fuego y un tormento de consecuencias eternas, pues anularán completamente la personalidad, no dejándole “ni raíz ni rama”. Un ejemplo de esta acepción del vocablo “eterno” lo tenemos en los siguientes dos casos:
2 Tesalonicenses 1: 9: “Serán castigados de eterna perdíción ‘~. Hebreos 6: 2: “Juicio Eterno “.
Ni el juicio o examen ni la perdición son algo iterativo, que continúa realizándose a través de toda una eternidad. Por consiguiente, es obvio que tanto la perdición como el examen del caso de los seres humanos que se hace en el juicio investigador, son eternos en sus consecuencias. Así lo es el fuego destructor de los impíos.
C) “Para siempre jamás”: (Apoc. 20: 10).
El tercer pasaje intrigante es el de Apoc. 20: 10 que dice: “Y el diablo que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde están también la bestia y el falso profeta. Y serán atormentados día y noche para siempre jamás.”
La partícula griega “eis”, que en la versión Reina-Valera se traduce muy bien por “para”, denota “dirección hacia”, “movimiento a”. “Atormentados… para siempre jamás” no implica un tormento que continua realizándose en forma iterativa durante los siglos de los siglos, sino un castigo cuyas consecuencias duran para siempre. Todavía hoy usamos expresiones como “aprende para siempre”, le decimos a un niño, al administrarle algún correctivo. “vas a escarmentar para siempre”, etc.
Entender de otra manera el texto en cuestión sería afirmar que la Biblia se contradice, y pretende edificar la teoría del tormento eterno sobre uno o dos textos que utilizan una figura literaria, desconociendo toda una imponente cantidad de sentencias bíblicas sobre el mismo asunto, las cuales establecen con absoluta certidumbre el propósito de Dios de terminar en forma radical y definitiva con el pecado y los pecadores.
Basados en la autoridad infalible de la Palabra de Dios, rechazamos de plano la idea de un infierno eterno, a la cual no pueden escapar los teólogos que aceptan como dogma la inmortalidad inherente del alma. Si el alma no puede morir, y tiene que seguir viviendo eternamente después que el hombre muere, por ser indestructible, habiendo llevado una vida depravada el ser humano estaría forzosamente obligada a existir por toda la eternidad para sufrir un castigo interminable.
Rechazamos esta enseñanza en primer lugar por ilógica, absurda y obviamente injusta, pues va contra nuestro sentido común. El más elemental concepto de justicia impugna el proceder de un Dios que somete al peor de los suplicios en forma interminable a los seres humanos que, por degenerados y perversos que sean, no viven más de ochenta o noventa años. Y por este lapso de maldad, ¿debe sufrir un hombre o una mujer el más doloroso de los tormentos, es a saber, el de quemarse vivo, y continuar quemándose sin consumirse ni perder el conocimiento, no una hora, ni un día, ni un año o un siglo, ni un millón de siglos, sino durante todos los millones de siglos de la eternidad?
Por otro lado, esta doctrina se halla en total desacuerdo con el cuadro que la Biblia nos presenta de un Dios que, a la vez que justo, es misericordioso y pleno de amor. Tan cierto es esto que cuando el apóstol San Juan quiere destacar la característica que más define a la Divinidad afirma: “El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor.” (1 Jn. 4: 8). Un Jesús, Hijo de Dios, que cuando estuvo en la tierra se complacía en tomar a los niños en sus rodillas para acariciarlos y bendecirlos, y que depuso su vida por la salvación de los humanos, no puede complacerse en quemarlos por toda la eternidad sin aplacarse jamás. Este dogma desnaturaliza al Dios de amor para reemplazarlo por un Dios cruelmente implacable.
En tercer lugar esta idea de un infierno eterno es totalmente antibíblica y anticristiana porque induce a los hombres a actuar por temor y no por amor. En base a esta falsa doctrina, los hombres con tendencias religiosas son inducidas a reconciliarse con Dios movidos por un sentimiento de miedo, y no de amante obediencia, y algunos sistemas teológicos han echado mano de esta vivencia de terror, que despierta en el alma la sola mención del infierno eterno, erigiéndola en la motivación básica de su prédica.
Esto contraría el móvil fundamental del cristianismo auténtico, que es el amor, La Palabra de Dios declara que “El amor de Dios está derramado en vuestros corazones” (Romanos 5: 5), y que “el perfecto amor echa fuera el temor” (1 Jn. 4:18). Pablo agrega:
“El amor de Cristo nos constriñe” (2 Cor. 5:14).
Hay un cuarto sentido en que el dogma de un castigo eterno contradice las enseñanzas de la Biblia: perpetúa e inmortaliza el pecado, el dolor y el sufrimiento, conservando en el universo de Dios una mancha, en tanto que la Escritura afirma categóricamente: “Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. Y no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron. “(Apoc. 21: 4).
No pueden los salvos estar felices en el reino eterno de Dios si saben que en el infierno están sufriendo dolores atroces y perpetuos seres queridos, hijos, padres, hermanos y amigos.
Además, Dios tendría que seguir sosteniendo milagrosamente la vida de las infortunadas víctimas, es decir, evitando que se consumieran en las llamas, con el propósito de obligarlas a padecer un castigo que nunca termina. Esto rebaja a un Dios de excelsa nobleza y de inefable bondad a la categoría de un ser vil.
Existe una cantidad impresionante de pasajes bíblicos que corroboran este hecho fundamental de la destrucción definitiva y completa de los impíos, vale decir de aquellos que no hayan aceptado a Jesús en su vida, sino que se hayan aferrado al pecado. Y aun corriendo el riesgo de abundar en estas consideraciones, y sólo con el ánimo de sentar de una manera rotunda e incontrovertible la verdad de que se trata de una muerte real y definitiva, de la anulación total de los que hayan rechazado la misericordiosa provisión divina, detallamos a continuación una serie de veinte pasajes bíblicos, que por cierto podrían multiplicarse, y que, uti1izando distintos verbos, nos presentan una extraordinaria reiteración de esta verdad. Frente a la referencia bíblica correspondiente, transmitiremos sólo la expresión clave:
o Salmos 68:2: “Perecerán los impíos “.
o Apoc. 20:9: “Descendió fuego del cielo, y los devoró “.
o Isaías 1:28: “Serán consumidos “.
o Nahum 1:10: “Serán consumidos como las estopas
o Hebreos 10:27: “Hervor de fuego que ha de devorar “.
o Romanos 2:12: “Perecerán “.
o Salmos 59:13: “Acábalos, para que no sean “.
o Salmos 145:20: “Destruirá a los impíos “.
o Mateo 3:12: “Quemará la paja”.
o Isaías 1:31: “El fuerte será como estopa “.
o Salmos 104:35: “Sean consumidos de la tierra los pecadores, y los impíos dejen de ser “.
o Salmos 97:7: ‘Para ser destruidos para siempre
o Salmos 92:9: ‘Perecerán tus enemigos”.
o Salmos 3 7:28: “La simiente de los impíos será extirpada “.
o Salmos 37:22: “Los malditos de él serán talados “.
o Salmos 37:38: “La postrimería de los impíos fue talada “.
o Salmos 94:23: “Los destruirá por su propia maldad los talará Jehová “.
o Apoc. 2 1:8: “Su parte será en el lago ardiendo, …que es la muerte segunda “.
o Malaquías 4:1: “Viene el día ardiente como un horno. Y todos los soberbios, todos los malhechores serán estopa. Y ese día que está por llegar los abrasará y no quedará de ellos ni raíz ni rama -dice el Eterno Todopoderoso.”
o Romanos 6:23: “La paga del pecado es muerte
o Ezequiel 28:19: ‘Para siempre dejarás de ser
Cualquier comentario adicional a estos textos es superfluo ante la claridad contundente con que los mismos reiteran la destrucción completa de los réprobos.
Por esta razón el Señor hace este llamado amoroso, ahora cuando está al alcance de los hijos de Adán prevenirse de la destrucción eterna, y tomar las providencias del caso:
“Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y adquirid un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel? No me complazco en la muerte del que muere -dice el Señor, el Eterno-. Convertíos, pues y vivid. “(Eze. 18: 3 1-32).
Estas palabras son dictadas por el tierno amor que Dios profesa hacia cada uno de nosotros, seres hechos a su imagen y semejanza. Aun cuando hacemos frente a las debilidades de la carne, y nos vemos sometidos a los efectos del pecado, que es violación a la ley divina, si aceptamos la invitación de Dios, sometiéndonos a la influencia de su poder en nuestros corazones, seremos transformados y convertidos; recibiremos un corazón nuevo, y estaremos así preparados para morar en el eterno reino de justicia de paz y felicidad, donde todo será dicha, alegría y perfección.
He ahí el destino glorioso que Dios tiene reservado para cada uno de nosotros, si tan sólo decidimos someternos al maravilloso plan divino que transforma y marca nuevos rumbos a la vida.
                                                                                CONCLUSION:
Cuando Dios finalice la extraña operación de limpiar esta tierra de pecado, cuando nuestro planeta deje de ser el lago de fuego en que se convertirá por breve lapso, se cristalizará la magnifica y grandiosa visión profética en que Dios le mostró al amado apóstol las glorias inefables del Edén restaurado:
“Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían desaparecido, y el mar ya no existía más. Y yo, Juan, vila santa ciudad, la Nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, engalanada como una novia para su esposo. Y oí una gran voz del cielo que dijo: “Ahora la morada de Dios está con los hombres, y él habitará con ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos, y será su Dios. Y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. Y no habrá más muerte, ni llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas pasaron.”
Apocalipsis 21: 1-4.
Dios anhela que cada ser humano llegue a disfrutar del inefable gozo permanente de este mundo radiante

del futuro.

                     Las causas del cambio climático no se explican con la ciencia.
Al cambio climático se le atribuyen muchas causas menos la verdadera. La ciencia trata de explicarla, sin embargo no es una cuestión científica.
✔️Satanás es el causante del cambio climático. (Apocalipsis 12:12).
✔️El hombre es culpable porque ha rechazado la verdad y no hace caso de los mandamientos de Dios (Isaias 24:5).
✔️Por lo tanto, el Espíritu de Dios, insultado y rechazado se va retirando de la tierra y se permite que Satanás ejerza mas poder destructor sobre ella.
- SATANÁS ES EL CAUSANTE DE LAS CALAMIDADES
La Biblia muestra que el autor de las calamidades de Job fue Satanás,  (Job 1:7-12; 2:3-8). También lo identifica como el principal responsable de los problemas actuales al decir:
📖  Apocalipsis12:12
“¡Ay de la tierra y del mar!, porque el Diablo ha descendido a ustedes, teniendo gran cólera, sabiendo que tiene un corto espacio de tiempo”.
Es el poder de Satanás lo que está obrando en el mar y en la tierra, trayendo calamidad y angustia, y barriendo multitudes para asegurarse de su presa.—Manuscript Releases 14:3 (1883). EUD92 246.2
"Considerad las tormentas y huracanes; Satanás está obrando en la atmósfera; la está envenenando." Elena White, 2 MS 59.3
Satanás obra asimismo por medio de los elementos para cosechar muchedumbres de almas aún no preparadas. Tiene estudiados los secretos de los laboratorios de la naturaleza y emplea todo su poder para dirigir los elementos en cuanto Dios se lo permita. El Conflicto de los Siglos, p. 575
"Satanás producirá enfermedades y desastres al punto que ciudades populosas sean reducidas a ruinas y desolación. Ahora mismo está obrando. Ejerce su poder en todos los lugares y bajo mil formas: en las desgracias y calamidades de mar y tierra, en las grandes conflagraciones, en los tremendos huracanes y en las terribles tempestades de granizo, en las inundaciones, en los ciclones, en las mareas extraordinarias y en los terremotos. Destruye las mieses casi maduras y a ello siguen la hambruna y la angustia; propaga por el aire emanaciones mefíticas y miles de seres perecen en la pestilencia. Estas plagas irán menudeando más y más y se harán más y más desastrosas. La destrucción caerá sobre hombres y animales.
(El Conflicto de los Siglos, p. 576)
- EL SER HUMANO ES CULPABLE TAMBIÉN
Las calamidades aumentan y lo que ha producido las condiciones que ahora existen es el rechazo de la verdad y el hecho de que el hombre no hace caso a los mandamientos de Dios.
Las Sagradas Escrituras dicen:
📖 Óseas 4:2-3
2 Sólo hay perjurio, mentira, asesinato, robo y adulterio. Emplean la violencia, y homicidios tras homicidios se suceden.
3 Por eso la tierra está de luto, y languidece todo morador en ella junto con las bestias del campo y las aves del cielo; aun los peces del mar desaparecen.
📖 Isaías 24:5
5 “Y la tierra se contaminó bajo sus moradores; porque traspasaron las leyes, violaron los estatutos, quebrantaron el pacto sempiterno.”
A medida que los hombres se apartan más y más de Dios, se permite que Satanás ejerza su poder sobre los hijos de desobediencia.
El Espíritu de Profecía dice:
“Vendrán calamidades, calamidades sumamente pavorosas, de lo más inesperadas; y estas destrucciones se sucederán unas a otras. Si se prestara atención a las amonestaciones que Dios ha dado, y si las iglesias se arrepintiesen y volviesen a ser fieles, entonces otras ciudades serían perdonadas por un tiempo. Pero si los hombres que han sido engañados continúan en el mismo camino en el cual han estado andando, sin prestar atención a la ley de Dios y presentando falsedades ante el pueblo, Dios permite que sufran calamidades, para que sus sentidos despierten”.44EE, 24. MSV76 174.3
Dios tiene un propósito al permitir que ocurran estas calamidades. Son uno de sus medios para llamar a los hombres y mujeres a la reflexión. Mediante fenómenos insólitos a través de la naturaleza, Dios expresará a los incrédulos agentes humanos aquello que ha revelado claramente en su Palabra.—Manuscript Release 19:279 (1902). EUD92 28.4
El rechazo de la verdad ha producido las condiciones actuales
El predominio del pecado es alarmante; el mundo se está llenando de violencia como en los días de Noé. ¿Estaría el mundo en su actual condición, si los que afirman que son el pueblo de Dios hubieran reverenciado y obedecido la ley del Señor? Lo que ha producido las condiciones que ahora existen, es el rechazo de la verdad y el hecho de que el hombre no hace caso de los mandamientos de Dios. Falsos pastores invalidan la Palabra de Dios. La decidida oposición de los pastores del rebaño a la ley de Dios, revela que han rechazado la Palabra del Señor y en lugar de ella han puesto sus propias palabras. En su interpretación de las Escrituras enseñan como doctrinas mandamientos de hombres. En su apostasía de la verdad han fomentado la impiedad, diciendo: "Somos sabios, y la ley de Jehová está con nosotros". A éstos se aplican las palabras de Cristo a los fariseos. Cristo dijo a estos maestros: "Ignoráis las Escrituras y el poder de Dios..."
La condición actual de nuestro mundo es precisamente la que el profeta anticipó que sería cerca de la terminación de la historia de esta tierra (MS 60, 1900).
-ESPÍRITU DE DIOS SE RETIRA
El subyugador Espíritu de Dios se está retirando ahora mismo del mundo. Los huracanes, las tormentas, las tempestades y los desastres producidos en mar y tierra se suceden unos a otros rápidamente. Las señales que se acumulan a nuestro alrededor, que hablan de la cercanía de la venida del Hijo de Dios, se atribuyen a cualquier causa menos a la verdadera…MSV76 173.4
Cuando se rechaza la ley, se rechaza el Espíritu Santo y este termina retirándose de la tierra. El resultado es que Satanás queda a Merced de la tierra y ocurren desastres y calamidades por doquier.
Dios dijo: "No contenderá mi Espíritu para siempre con el hombre..." (Génesis 6:3)
y luego vino el diluvio y destruyó todo. Así será también en el tiempo del fin!
"El Espíritu de Dios se está retirando gradual pero ciertamente de la tierra. Ya están cayendo juicios y plagas sobre los que menosprecian la gracia de Dios. Las calamidades en tierra y mar, la inestabilidad social, las amenazas de guerra, como portentosos presagios, anuncian la proximidad de acontecimientos de la mayor gravedad." Joyas de los Testimonios Tomo 3 Pág. 281
El Espíritu de Dios se retira, cuando el mundo le rechaza, le echa afuera, luego de rogar y rogar vez tras vez [Romanos 8:26 "...
"El Espíritu refrenador de Dios se está retirando ahora mismo del mundo. Los huracanes, las tormentas, las tempestades, los incendios y las inundaciones, los desastres por tierra y mar, se siguen en rápida sucesión." {3JT 14.4}
"El Espíritu de Dios, insultado, rechazado, abusado ya se está retirando de la tierra. Tan pronto como el Espíritu de Dios se aleje, se llevará a cabo la cruel obra de Satanás en tierra y mar." Manuscrito 134, 1898. {EUD92 246.4}
"Se está retirando el Espíritu de Dios. Se siguen unos a otros en rápida sucesión los desastres por mar y tierra. ¡Con cuánta frecuencia oímos hablar de terremotos y ciclones, así como de la destrucción producida por incendios e inundaciones, con gran pérdida de vidas y propiedades!" {PR 207.1}
"Dios está retirando su Espíritu de las ciudades impías, que han llegado a ser semejantes a las del mundo antediluviano y a Sodoma y Gomorra." {EUD 97.6}
“Se me mostró que los juicios de Dios no vendrían sobre ellos directamente del Señor, sino de esta manera: Ellos se colocan más allá de su protección. El advierte, corrige, reprueba y señala el único camino seguro; luego, si aquellos que han sido el objeto de su cuidado especial siguen su propio curso, independientemente del Espíritu de Dios, tras repetidas amonestaciones; si eligen su propio camino, entonces él no encarga a sus ángeles que impidan los decididos ataques de Satanás contra ellos.
Dios usará a sus enemigos como instrumentos para castigar a aquellos que hayan seguido sus propios caminos perniciosos, por los cuales la verdad de Dios ha sido tergiversada, juzgada equivocadamente y deshonrada.—The Paulson Collection of Ellen G. White Letters, 136 (1894). EUD 206.4
No podemos saber cuánto debemos a Cristo por la paz y la protección que disfrutamos. Es el poder restrictivo de Dios lo que impide que el hombre caiga completamente bajo el dominio de Satanás. Los desobedientes e ingratos deberían hallar un poderoso motivo de agradecimiento a Dios en el hecho de que su misericordia y clemencia hayan coartado el poder maléfico del diablo. Pero cuando el hombre traspasa los límites de la paciencia divina, ya no cuenta con aquella protección que le libraba del mal.
Dios no asume nunca para con el pecador la actitud de un verdugo que ejecuta la sentencia contra la transgresión; sino que abandona a su propia suerte a los que rechazan su misericordia, para que recojan los frutos de lo que sembraron sus propias manos.
Todo rayo de luz que se desprecia, toda admonición que se desoye y rechaza, toda pasión malsana que se abriga, toda transgresión de la ley de Dios, son semillas que darán infaliblemente su cosecha. Cuando se le resiste tenazmente, el Espíritu de Dios concluye por apartarse del pecador, y este queda sin fuerza para dominar las malas pasiones de su alma y sin protección alguna contra la malicia y perfidia de Satanás. La destrucción de Jerusalén es una advertencia terrible y solemne para todos aquellos que menosprecian los dones de la gracia divina y que resisten a las instancias de la misericordia divina. Nunca se dio un testimonio más decisivo de cuánto aborrece Dios el pecado y de cuán inevitable es el castigo que sobre sí atraen los culpables. CS 34.1
En el tiempo cuando caigan los castigos de Dios sin misericordia, oh, ¡cuánto envidiarán los impíos la condición de los que habitan "al abrigo del Altísimo": el pabellón en el cual oculta el Señor a todos los que lo han amado y han obedecido sus mandamientos! Para los que sufren la consecuencia de sus pecados, ciertamente será envidiable la suerte de los justos en un tiempo tal. Pero después que termine el tiempo de gracia, la puerta de la misericordia se cerrará para los impíos; no se ofrecerán más oraciones a su favor.
Pero ese tiempo no ha llegado todavía. Aún ha de oírse la dulce voz de la misericordia. El Señor llamar ahora a los pecadores para que vayan a él (MS 151, 1901).
- PLAN ESTRATÉGICO DE SATANÁS PARA EL TIEMPO DEL FIN: CAMBIO CLIMÁTICO
Satanás pone su interpretación sobre los eventos, y ellos piensan, como él quiere que lo hagan, que las calamidades que llenan la tierra son un resultado de la violación del domingo. Pensando apaciguar la ira de Dios, estos hombres influyentes promulgan leyes imponiendo la observancia del domingo.—Manuscript Releases 10:239 (1899). EUD 112.3
Esa misma clase de gente asegura que la corrupción que se va generalizando más y más, debe achacarse en gran parte a la violación del así llamado “día del Señor” (domingo), y que si se hiciese obligatoria la observancia de este día, mejoraría en gran manera la moralidad social. Esto se sostiene especialmente en los Estados Unidos de Norteamérica, donde la doctrina del verdadero día de reposo, o sea el sábado, se ha predicado con más amplitud que en ninguna parte.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 644 (1911).
Y luego el gran engañador persuadirá a los hombres de que son los que sirven a Dios los que causan esos males. La parte de la humanidad que haya provocado el desagrado de Dios lo cargará a la cuenta de aquellos cuya obediencia a los mandamientos divinos es una reconvención perpetua para los transgresores. Se declarará que los hombres ofenden a Dios al violar el descanso del domingo; que este pecado ha atraído calamidades que no concluirán hasta que la observancia del domingo no sea estrictamente obligatoria; y que los que proclaman la vigencia del cuarto mandamiento, haciendo con ello que se pierda el respeto debido al domingo y rechazando el favor divino, turban al pueblo y alejan la prosperidad temporal. CS 72.2
- Que pasará como consecuencia de la ley dominical?
El pueblo de los Estados Unidos ha sido un pueblo favorecido, pero cuando restrinjan la libertad religiosa, renuncien al protestantismo y apoyen al papado, la medida de su culpa se habrá completado y en los libros del cielo se registrará: “Apostasía nacional”. EUD pp. 136,137
A la apostasía nacional seguirá la ruina de la nación y la ruina del mundo...  
Cuando Dios abandone el santuario, las tinieblas envolverán a los habitantes de la tierra. Durante ese tiempo terrible, los justos deben vivir sin intercesor, a la vista del santo Dios.
Como el acercamiento de los ejércitos romanos fue para los discípulos una señal de la inminente destrucción de Jerusalén, esta apostasía podrá ser para nosotros una señal de que se llegó al límite de la tolerancia de Dios, de que nuestra nación colmó la medida de su iniquidad, y de que el ángel de la misericordia está por emprender el vuelo para nunca volver. Los hijos de Dios se verán entonces sumidos en aquellas escenas de aflicción y angustia de Jacob.
Nada refrena ya a los malos y Satanás tiene control completo sobre los impenitentes empedernidos. La paciencia de Dios ha concluido. El mundo ha rechazado su misericordia, despreciado su amor y pisoteado su ley; Los impíos han dejado concluir su tiempo de gracia; el Espíritu de Dios, al que se opusieran obstinadamente, acabó por apartarse de ellos.
Desamparados ya de la gracia divina, están a merced de Satanás, el cual sumirá entonces a los habitantes de la tierra en una gran tribulación final. Como los ángeles de Dios dejen ya de contener los vientos violentos de las pasiones humanas, todos los elementos de contención se desencadenarán. El mundo entero será envuelto en una ruina más espantosa que la que cayó antiguamente sobre Jerusalén.” El Conflicto de los Siglos, p. 600  
“Por el decreto que imponga la institución del papado en violación a la ley de Dios, nuestra nación se desvinculará completamente de la justicia. Cuando el protestantismo extienda la mano a través del abismo para asir la mano del poder romano, cuando se incline por encima del abismo para darse la mano con el espiritismo, cuando, bajo la influencia de esta triple unión, nuestro país repudie todo principio de su constitución como gobierno protestante y republicano, y haga provisión para la propagación de las mentiras y seducciones papales, entonces sabremos que ha llegado el tiempo en que se verá la asombrosa obra de Satanás, y que el fin está cerca.
By: MARISEL R. (FB América en la Profecía).

Citas históricas sobre el cambio del día de reposo del sábado al domingo.

Concilio de Laodicea 364 D. C.: “Los cristianos no deben judaizar y estar ociosos el día del sábado (el día de reposo original), sino que deben trabajar en ese día. Deben honrar en una forma especial el día del Señor. Como cristianos, hasta donde esté a su alcance, no deben trabajar en ese día. Con todo, si se les encuentra judaizando, se les separará de Cristo”. Rev. Charles Hefele, History of the Councils of the Church, tomo II, p. 316.

Cita del Arzobispo Eusebio (S. IV d.C):

El Arzobispo católico Eusebio, escribiendo en el año 330 D.C. declaró: “Todas las cosas que eran permisibles para hacerse en el día del sábado las hemos transferido para el Día del Señor”. Comentario a Salmos 91, publicado en Migne, Patrología Graeca, tomo 23, Col. 1171

Peter Geiermann, The Convert’s Catechism of Catholic Doctrine (1957 ed) p. 50:

Pregunta ¿Cuál día es el día de reposo?
Respuesta: El sábado es el día de reposo?
Pregunta ¿Por qué observamos el domingo en lugar del sábado?
Respuesta “Observamos el domingo en lugar del sábado porque la Iglesia Católica transfirió la solemnidad del sábado al domingo”.

Editorial, The Catholic Mirror (Baltimore), 23 de septiembre de 1893:

“La iglesia católica por más de mil años antes que existieran los protestantes, por virtud de su comisión divina, cambió el día del sábado por el domingo... el reposo cristiano es hasta este día reconocido como hijo de la iglesia católica y como esposo del Espíritu Santo, sin una palabra de protesta del mundo protestante”. Editorial, The Catholic Mirror (Baltimore), 23 de septiembre de 1893.

The Question Box The Catholic Universe Bulletin, 14 de agosto de 1942. p. 4:

“La iglesia cambió la observancia del sábado al domingo haciendo uso de la autoridad divina e infalible que le fuera concedida por su fundador, Jesucristo. El protestante, al indicar que la Biblia es su única guía de fe, no tiene ninguna autorización para la observancia del domingo. En este asunto los Adventistas del Séptimo Día son los únicos protestantes consistentes”.

Cardinal Gibbons, The Faith of Our Fathers, (92nd. ed., rev.), p. 89.

“Usted puede leer la Biblia desde el Génesis hasta el Apocalipsis y no encontrará un sólo renglón que autorice la santificación del domingo. Las Escrituras ponen en vigor la observancia religiosa del sábado”.

La Función de santificar la iglesia" Capítulo III epígrafe 1247 (Cann. 1244 – 1253)

"1247 El domingo y las demás fiestas de precepto los fieles tienen obligación de participar en la Misa; y se abstendrán además de aquellos trabajos y actividades que impidan dar culto a Dios, gozar de la alegría propia del día del Señor, o disfrutar del debido descanso de la mente y del cuerpo."

ADMISIONES SINCERAS

Católico:

“Puede leer la Biblia de Génesis a Apocalipsis, y no encontrará una sola línea que autorice la santificación del domingo” (La Fe de Nuestros Padres, Por James Cardinal Gibbons, p.111).

“La Biblia… nos cuenta cómo Dios ordenó que se guardase el séptimo día como monumento de la creación. Nos cuenta cómo el mandamiento fue repetido en el Sinaí. Nos narra cómo el mismo Hijo de Dios guardó el Sábado. En ningún lugar dice que los cristianos deberían guardar un día diferente al de los judíos, su pueblo escogido” (The Catholic Bulletin, 7 de Febrero de 1954).

“No hay un sitio en el Nuevo Testamento donde se registre distinguidamente que Cristo cambió el día de adoración del Sábado al domingo. Aún así, todos los protestantes, excepto los Adventistas del Séptimo Día, observan el domingo… Los protestantes siguen la tradición al observar el domingo” (Our Sunday Visitor,11 de Junio de 1950).

Bautistas:

“No hay nada en las Escrituras que nos pida que guardemos el domingo en vez del Sábado como día santo” (“Considere el caso para Sábados tranquilos”, por Harold Lindsell, editor, Christianity Today,5 de Noviembre de 1976).

“Había y hay un mandamiento para guardar santo el día de reposo, pero ese día de reposo no era domingo. De cualquier modo, se dirá con cierto aire de triunfo, que el día de reposo fue cambiado del séptimo al primer día de la semana…¿Dónde se puede encontrar un registro de tal cambio? No en el Nuevo Testamento, rotundamente no.” (Dr. Edward T. Hiscox, autor de El Manual Bautista, en un documento leído delante de la Conferencia de Ministros de Nueva York, mantenida el 13 de Noviembre de 1893).

The Christian Church (la iglesia cristiana):

“No hay autoridad directa de la Biblia para llamar al primer día de la semana “día del Señor” (Dr. D. H. Lucas, Christian Oracle, 1890).

Congregacionista:

“El día de reposo cristiano (el domingo) no está en las Escrituras, y no fue llamado día de reposo por la iglesia primitiva” (Dwight’s Theology, Vol. 4, p. 401).

Episcopal:

“El mandamiento bíblico dice que el séptimo día descansarás. Ese es el Sábado. En ningún lugar en la Biblia está basado el que se haga en domingo” (Phillip Carrington, Toronto Daily Star, 26 de Octubre de 1949).

Metodista:

“La razón por la que observamos el primer día en vez del séptimo no está basado en ningún mandamiento. Uno buscará en las Escrituras en vano tratando de encontrar el cambio del séptimo al primer día” (Clovis C. Chappel, Diez reglas para vivir, p. 61).

Presbiteriano:

“El Sábado es parte de … los Diez Mandamientos. Solamente esto despeja la duda acerca de si la institución es perpetua. Hasta … que se pueda mostrar que toda la ley moral ha sido abolida, el Sábado permanecerá … Las enseñanzas de Cristo confirman la perpetuidad del Sábado” ( T. C. Blake, Teología Condensada, p. 474, 475).

Varios:

“Las gentes de habla inglesa han sido los más persistentes en perpetuar la asunción errónea de que el cuarto mandamiento se pasó al domingo … Se habla frecuentemente, y erróneamente, del domingo como día de reposo” (F. M. Setzler, director jefe, departamento de antropología, Smithosian Institute, carta, 1 de septiembre de 1949).

CONCLUSIÓN

No existen evidencias en la Biblia de que Jesús haya cambiado el día de reposo del sábado al domingo. Ni siquiera los primeros cristianos tuvieron problemas con esto, ya que el sábado fue el día de reposo hasta casi el año 350 d.C.

En esta época, la iglesia católica, nacida en el seno de Roma, con el apoyo del emperador Constantino, usó su autoridad para cambiar el día de reposo del Sábado al Domingo sin ninguna justificación Bíblica, tomando como criminales a todos aquellos que no adoraran en Domingo.

Cardenal James Gibbons.

Querido visitante. Puedes ordenar estos Stickers o Adhesivos para colocarlos en tu vehículo o vivienda. El tamaño  de los adhesivos es de 9.5" por 2.5". Escríbenos a nuestro correo Sersalvos@Gmail.com.

                                 LA HERIDA DE MUERTE SERÁ SANADA
“Y vi una de sus cabezas como si hubiese sido herida de muerte; y su herida mortal fue sanada; y toda la tierra se maravilló, yendo en pos de la bestia”. Apocalipsis 13:3
La herida de muerte ocasionada por Francia al papado en 1798, hizo que cesara la persecución medieval de la iglesia apostata. La profecía decía “Si alguno lleva en cautividad, va en cautividad; si alguno mata a espada, a espada debe ser muerto”. Apocalipsis 13:10. Por casi 1260 años de persecución la iglesia papal persiguió a los santos del altísimo, período profético mencionado como 42 meses (Apocalipsis 13:5).
“Los cuarenta y dos meses son lo mismo que “un tiempo, y dos tiempos, y la mitad de un tiempo”, tres años y medio, o 1.260 días de Daniel 7, el tiempo durante el cual el poder papal debía oprimir al pueblo de Dios. Este período, como fue indicado en capítulos anteriores, empezó con la supremacía del papado, en el año 538 d. C., y terminó en 1798. Entonces, el papa fue hecho prisionero por el ejército francés, el poder papal recibió su golpe mortal y quedó cumplida la predicción: “Si alguno lleva en cautiverio, al cautiverio irá”. – {CS 434.4}
Pero la profecía dice que está herida será sanada, o sea volver a recobrar el poder perdido en 1798, la persecución volverá a repetirse. Y quien ayudará a Roma a recobrar este poder, serán los Estados Unidos, representada por la segunda bestia (Apocalipsis 13;11), una coalición impía para imponer los decretos de la bestia (Apocalipsis 13.15-16), el ataque será contra los santos que guardan los mandamientos (Apocalipsis 12:14; 12:17)
“El romanismo en el Viejo Mundo y el protestantismo apóstata en el Nuevo seguirán una conducta similar hacia los que honran los preceptos divinos”.—The Spirit of Prophecy 4:444, 445.
“Hombres investidos de autoridad promulgarán leyes para dominar las conciencias, a ejemplo del papado. Babilonia hará beber a todas las naciones del vino del furor de su fornicación. Toda nación estará implicada”.—Manuscrito 24, 1891.
“La profecía del capítulo 13 de Apocalipsis declara que el poder representado por la bestia de cuernos semejantes a los de un cordero haría “que la tierra y los que en ella habitan” adorasen al papado, que está simbolizado en ese capítulo por una bestia “parecida a un leopardo” [...]. Esta profecía se cumplirá cuando los Estados Unidos hagan obligatoria la observancia del domingo, que Roma declara ser el signo característico de su supremacía [...]. – {EUD 112.1}
Autor: Rafael Díaz
Escritor Adventista

Buscando la paz interior..JPG

Lea el maravilloso libro "Buscando la paz interior" (Aquí).

Si los discípulos de Cristo comprendiesen su deber, habría mil heraldos del Evangelio a los gentiles donde hoy hay uno. Y todos los que no pudieran dedicarse personalmente a la obra, la sostendrían con sus recursos, simpatías y oraciones. Y habría de seguro más ardiente trabajo por las almas en los países cristianos.—El Camino a Cristo, 85. SC 103.5

Millares disfrutan de una gran luz y de preciosas oportunidades, pero no hacen nada con su influencia o su dinero para iluminar a los demás. Ni aun asumen la responsabilidad de conservar sus propias almas en el amor de Dios, para no llegar a ser una carga para la iglesia. Tales personas serían una carga y un embarazo en el cielo. Por causa de Cristo, por causa de la verdad, por causa de ellos mismos, los tales deben hacer un trabajo diligente para la eternidad.—The Review and Herald, 1 de marzo de 1837. SC 104.1

y me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón. Jeremías 29:13

Jesús vuelve muy pronto!

Ayúdanos a promover esta Web y a renovar los Dominios asociados a ella. Utiliza nuestra conexión segura.

Llévanos en Oración.

Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra. Ezequiel 36:27 / No olvidaré mi pacto, Ni mudaré lo que ha salido de mis labios. Salmos 89:34 / No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.                                                                                                                                                                         Mateo 5:17-19

Esperamos que esta Web te haya ayudado, cualquier sugerencia o comentario, puedes enviarlo al Email: Sersalvos@Gmail.com.

#Losdiezmandamientos #Los10mandamientos #quedateencasa #covid-19

#coronavirus #Salvación #Biblia #Amor

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now